Este es un blog para todos los Nefilim, Subterráneos y Mundanos amantes de las sagas del mundo de Cazadores de Sombras de la maravillosa Cassandra Clare. Un lugar donde encontrar noticias relacionadas con los libros, película Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso, serie Shadowhunters, escritora y mucho más en español.

¡Bienvenid@s!

jueves, 20 de diciembre de 2012

Recordamos... Recopilamos todos los adelantos de Ciudad de las Almas Perdidas

En este post recopilamos todos los adelantos publicados por Cassandra Clare sobre el quinto  libro de la saga Cazadores de Sombras, ¿los recuerdas?


Marzo 2011:

1)

"Él es un cazador de sombras" dijo Jocelyn. "Su lealtad será para la Clave."
"Él es mi amigo," dijo Magnus fríamente. "Su lealtad es para mí."

2) 

"Nunca me preocupó" dijo él. "Te quise de todas maneras. Siempre te quise a ti." (JACE)

Abril:

1) 

Magnus hizo un suave sonido de satisfacción, y se apoderó de la parte de atrás de la camiseta de Alec.

2)

"Has robado un barco," le espetó ella. "¿Qué estoy haciendo contigo, ladrón de barcos lunático?"

3)

Sebastian nunca hace nada solo por diversión”.

Jace cogió las manos de Clary y la empujó hacia él. "Pero yo sí."

Mayo:

1)

"¿Es feliz él así? ¿Realmente feliz? Y sí lo es, ¿qué estás salvando de él?"

2)

"Bueno, hola, Madre," dijo Sebastian con voz como la seda. "¿Sorprendida de verme?"

Junio:

1)

"Necesito a Jace," dijo Sebastian. "Pero en su corazón, él no es como yo. Pero *tu* sí lo eres."

2)

"Eres un Lightwood," dijo ella. “ Tu familia nunca se da por vencida. Sabía que no dejarías que lo que te dije anoche quedara así como estaba.” 
3)

"Tienes un corazón oscuro en ti, hija de Valentine," dijo él. "Tu solo no lo admitirás. Y si quieres a Jace, mejor acéptalo. Porque ahora él me pertenece."

4)
"Yo no doy falsas esperanzas," dijo Izzy, y empujó la botella de tequila lejos de ella. Sus ojos, en Jordan, eran vívidos y oscuros. "Ven aquí, chico lobo."
Julio:

1)

"Te quiero conmigo," dijo. "Pero quiero que sea tu elección. Una vez vayamos, no habrá vuelta atrás."

2)

"Yo conozco sobre los parabatai," dice Magnus, con un enfado y oscuro transfondo en su voz. "He conocido parabatai tan cercanos que casi eran la misma persona; ¿Sabes lo que sucede, cuando uno de ellos muere, al que queda -?”

3) 

"No te lo tomes a mal, pero hueles como Magnus

4)

Clary subió hasta la caja registradora, y se arrojó desde la cima cuando su arma explotó de luminosidad. Aterrizó sobre el demonio golpeándolo en el suelo. Uno de sus brazos como anguilas la golpeó, y ella lo rebanó como látigos con su cuchilla. Sangre negra salió a borbotones, quemando su piel desnuda por debajo de las muñecas. El demonio la miró con ojos rojos y asustados. 

"Para," dijo con un susurro sibilante. "Podría darte todo lo que quisieras -"

"Tengo todo lo que quiero," dijo ella, y bajó su cuchillo serafín. 

5) Escena eliminada:

Simon alucinaba. "¿Magnus?". Una sonrisa.

"Hola, Vampiro Diurno."

"No te ofendas, pero nunca hubiera esperado que me llamaras antes."

"Es apenas una llamada social." Había un sonido de fondo; un murmuro de voces. "Simon, tienes -"

"No, me refiero que no te imaginaba usando el teléfono. Más bien - apareciendo en una explosión de luz."

Agosto:

1)

"Brujo," dijo él. "Sé quién eres."

Magnus subió las cejas. "¿Lo sabes?"

"Magnus Bane. Destructor del demonio Marabas. Hijo de --"

"Ahora," dijo Magnus, rápidamente. "No hay necesidad de entrar en todo eso."

"Pero la hay." El demonio sonó razonable, incluso divertido. "Si es asistencia infernal la que precisas, ¿porqué no convocas a tu padre?"

Alec miró a Magnus con la boca abierta. 

2)

Maia estaba esperando en MacCarren Park, en uno de los estrechos caminos espolvoreados con los esqueletos de las hojas caídas. Llevaba una chaqueta de cuero gris y un sombrero de color rosa suave, hundido hasta las orejas, hacia que su cabello se encrespara violentamente escapando en un halo dorado. Saludó con la mano, ya que tentativamente se acercaban a ella, las primeras palabras de su boca fueron: "¿Has oído acerca de Luke?"

Todos asintieron - Sino había dicho a Isabelle y a Jordan lo que sabía sobre el viaje en tren de Luke - ella se puso a caminar junto a Jordan, a su paso por el parque, eran un grupo de cuatro personas en movimiento. Jordan tenía las manos en los bolsillos y estaba hablando en voz baja a Maia, de hombre lobo a hombre lobo. 

Simon miró a Isabelle, caminando en silencio junto a él. La débil luz del sol de noviembre había salido detrás de las nubes y destacaba el rojizo de su cabello. Olía a su propio champú de manzana y a un cazador de sombras.

"Entonces," dijo. "¿Quieres que te pregunte por qué te desmayaste en mi cama ayer por la noche cuando llegué a casa, ¿o no?"

"No me desmayé en la cama," dijo, ya que giró a la izquierda de la Avenida de Manhattan. La parada del Tren G estaba allí, y un hombre estaba apoyado en la barandilla, tocando una canción sin melodía en una guitarra. Cruzando la calle había una tienda de Thrifty en el que aún se podía conseguir conos de helado a 50 centavos. "Me desmayé en la sala de estar y Jordan me puso en su habitación."

"¿En serio?"

"Bueno, si no fue Jordan, alguien entró en su casa y me puso en la cama. Personalmente prefiero la teoría de Jordan. Es menos espeluznante."

"No es eso, ¿qué estabas haciendo, borracha, con Jordan? Él no bebe mucho."

"No te imaginas. Tiene un gusto horrible con el tequila."

"Izzy," Simon puso su mano en su muñeca. "Sólo quiero saber por qué viniste."

Ella volvió la cabeza lejos de él, su pelo negro brillante se deslizaba por su espalda. Tenía una pequeña marca en la parte inferior izquierda de la garganta, justo por encima de la clavícula. Se veía vulnerable, de alguna manera. Simon quería sentirla con los dedos, pero mantuvo las manos en los bolsillos. 

"Todo apesta," dijo. "Vi a Helen y Aline ayer por la noche. Nos tomamos la cena. Son tan felices, y sigo pensando," se mordió el labio. "Mis padres se están divorciando, eso creo," dijo. "Alec es feliz, pero nunca lo veo. Jace es [censurado, ¡lo siento chicos!]. Max está muerto. Y Clary..."

"Lo entiendo," dijo, con suavidad. "Necesitas a alguien con quien hablar y no podías pensar en nadie más."

"¡No!," dijo Isabelle, la frustración era evidente en su voz. "Quería hablar contigo. Yo siempre... Quiero decir, me gusta hablar contigo. Aunque las cosas no fueran así, lo haría... "Ella lo miró de soslayo. "Quiero decir, aunque siguiéramos saliendo."

"Pero no fue así... Nunca fue serio," dijo Simon con torpeza. "No pensé que tu querías..."

"¿En serio? ¿Quieres que sea en serio?," preguntó Isabelle. Había cierta rigidez en su voz - el orgullo, pensó Simon. Isabelle no era el tipo de chica que daba el primer paso con los chicos. Ella no era la clase de chica que tenía que hacerlo. "¿En serio?".

Isabelle hizo un ruido exasperado.

"Mira, yo no vine la noche anterior, porque eres el número seis en una lista y todos los demás no estaban disponible. Vino porque... Me gustas. Tú me haces sentir mejor. Quizás es algo acerca de tu cara."

"¿Mi cara te hace sentir mejor?" Lo que ella estaba diciendo que era tranquilizador, dulce, confiable, todas esas cosas, cosas que él sabía Clary pensaba de él, cosas que no podía ayudarle a ver en Jace. A Isabelle le gustaban los tipos peligrosos, no tranquilizadores. Tranquilizador como los animales de peluche. ¿Cómo podía ser un vampiro, y no ser sexualmente amenazante? No estaba seguro, pero de alguna manera, lo había logrado. 

Se salvó de conversación más a su llegada al apartamento de Magnus, el lobby como siempre, olía como una combinación de orina de gato y la pizza rancia. Simon caminó por las escaleras después de Isabelle - recordando la primera vez que había estado en aquel lugar, aplastó a Izzy y con la secreta esperanza de que Clary se pusiera celosa, no, eso no había funcionado. El apartamento de Magnus había estado lleno de humo de arco iris y subterráneos, ahora, y ahora prestándole atención, era tranquilo y estaba lleno de la luz del sol del mediodía. 

Magnus, Jocelyn y Alec estaban sentados alrededor de una mesa rectangular. Magnus tenía en la mano una taza de café, vestía un traje de color verde oscuro con franjas amarillas, su pelo negro era una masa desordenada. Alec parecía... Alec. Alzó las cejas a su hermana cuando ella entró en la habitación, pero no parecía inclinado a matar a nadie. 

Pero Jocelyn miró a Simon con los ojos tan penetrantes como si fueran uñas. "¿Dónde está Clary?," preguntó con firmeza. 

3)

"Entra ahí. Mata a mucha gente. Intenta que no te maten." Consejo de batalla de Jace, Ciudad de las Almas Perdidas.

Septiembre: 

1)

"Así es como trabajan las hadas, no hacen favores." 

2)

"Alec no está feliz," dijo Magnus, como si ella no hubiera hablado.

"Claro que no lo está," dijo Isabelle. "Jace -".

"Jace," dijo Magnus, y sus manos se hicieron puños en sus lados. Isabelle se lo quedó mirando. Ella siempre pensó que a él no le importó Jace; le gustaba, incluso, una vez que la cuestión del afecto de Alec había sido sellada. Bien alto, dijo ella:

"Pensé que erais amigos."

"No es eso," dijo Magnus. "Hay algunas personas - gente en el universo que parece estar señalado por el destino. Favores especiales y tormentos especiales. Dios sabe que todos buscamos lo que es bello y roto; yo lo he estado, pero algunas personas no pueden arreglarse. O si puede, es solo con amor y sacrificio tan grande que destruye al donante." Isabelle sacudió la cabeza lentamente. "Me he perdido. Jace es nuestro hermano, pero por Alec -Jace es su parabatai también -"

"Sé sobre parabatai," dijo Magnus, su voz elevándose un tono. "He conocido parabatais tan unidos que eran casi la misma persona; ¿sabes lo que les sucede, al que queda solo?"

"¡Para!" Isabelle se tapó las orejas con sus manos, y las quitó lentamente. "Como te atreves, Magnus Bane," dijo ella. "Como te atreves a hacer ésto peor de lo que es -"

"Isabelle," las manos de Magnus aflojaron, miraba con los ojos muy abiertos, como si su explosión le hubise sorprendido también a él. "Lo siento, a veces... que a pesar de todo tu autocontrol y fuerza, posees la misma vulnerabilidad que Alec.

"No hay nada débil en Alec," dijo Isabelle.

"No," dijo Magnus. "Amar así como eliges, eso requiere fuerza. La cosa es, te quería aquí por él. Hay cosas que no puedo hacer por él, que no puedo darle..." Por un momento Magnus se vio extrañamente vulnerable.  "Conoces a Jace desde hace tiempo tanto tiempo como él. Puedes darle amor que yo no puedo. Y te ama."

 "Por supuesto que me quiere. Soy su hermana."

"Amor no es sangre," dijo Magnus, y su voz era amarga. "Pregúntale a Clary."

3)

"Por lo que a mi respecta, esto es lo peor que ha pasado desde que descubrí porqué Magnus fue vetado en Perú." Jace 

Octubre:

1) 

Alec se quitó los calzoncillos rápidamente y se metió en la cama, esperando no despertar a Magnus. Sin embargo...

2) Escena Eliminada.

Clary negó con la cabeza. "Hay más en la honestidad de... que en una disposición de las palabras. Dicen que las hadas no pueden mentir, pero mentir en sus intenciones, su actitud, su comportamiento -"

"¿Y los humanos no?" La reina deslizó la mirada a través de Clary y Simon. "Este vampiro, este diurno, te  trae a todas partes - él es el único cuyo beso no te agrada, aquí en mi corte, ¿no? ¿Te preocupas por él en absoluto, o sólo es la marca de Dios sobre él lo que hace que le lleves contigo, como un escudo? Y tú," añadió, volviéndose hacia Simon,"tú que la amabas, ahora le prestas tu poder nada despreciable para su proyecto de encontrar al que más ama? ¿Dónde está la ventaja para ti?"

Simon se aclaró la garganta. "Tal vez esa es la diferencia entre mi especie y la suya," dijo. "A veces hacemos cosas que no están a nuestro favor."

"Ah," dijo la reina. "La estupidez, quieres decir."
"Yo no lo llamaría así." Clary no podía dejar de estar impresionada.- la última vez que había estado aquí Simon se había sentido demasiado incómodo y fuera de su terreno por decirlo en pocas palabras, pero ahora lo estaba llevando muy bien. "Ahora, ¿quieres que la ____ o no? Tenemos asuntos que atender."
"Podría tomarlo de ti," dijo la reina. "La niña no será difícil de eliminar, y en cuanto a ti, diurno, aquellos que me sirven, me sirven con sus vidas. La fiebre del suicidio podría ser un gran inconveniente a pesar de su maldición." Ella dejó sus ojos sobre él durante largo rato. 
"Yo soy la hija adoptiva del miembro del consejo Lucian Graymark," dijo Clary. "Estoy cerca de los Lightwoods en el Instituto. ¿Vale la pena ganarse su enfado y su ira sólo para vengarse de mí por engañarla? Además - siempre he oído que las hadas aprecian la inteligencia. Usted no quiere decir que no se puede apreciar un buen truco, incluso a su propia costa, ¿verdad?"

Clary vio por el estrechamiento de los ojos de la Reina que había jugado duro - tal vez demasiado - en el orgullo de mujer de hadas, pero un momento después, la Reina sonreía, y las criaturas de las paredes gritaron con admiración. 
"Jugadora como su padre," dijo, y Clary lo sintió como una patada en el estómago. "Muy bien, ¿Qué le gustaría de mí a cambio de los ____? Voy a decidir si su propuesta merece una negociación."

3)

Simon, he estado intentando llamarte pero parece que tu teléfono está apagado. No sé dónde estás ahora mismo. No sé si Clary ya te ha contado lo que ha pasado ésta noche. Pero tengo que ir a casa de Magnus ahora mismo y me gustaría que estuvieras allí. Nunca me asusto pero estoy asustada por Jace. Estoy asustada por mi hermano. Nunca te pido nada, Simon, pero te lo estoy pidiendo ahora. Por favor, ven. 
- Isabelle.

Noviembre:

1)

"¿Por qué lo hiciste?" Clary preguntó. 

"¿Por qué hice qué?"

"Ayudarme ahí detrás."

"Eres mi hermana."

Ella tragó. A la luz de la mañana, la cara de Sebastian tenía algo de color. Tenía quemaduras leves por todo su cuello dónde el icor del demonios le había salpicado. "Nunca te preocupaste de que fuera tu hermana antes."

"¿No lo hice?" Sus ojos la recorrieron de arriba a abajo. "La muerte de nuestro padre," dijo él. "No hay más parientes. Tú y yo, somos los últimos. Los últimos de los Morgensterns. Eres la última que queda cuya sangre corre por mis venas, también. Eres mi última oportunidad."

2)

"Mátame, hermanita. Mátame y matarás a Jace, también."

Diciembre:

1)

"Dime", dijo Isabelle. "Quién era. Con quién tenia mi padre un affair."

2)

"¿Qué le has echo a mi gato?" exigió Magnus, volviendo al comedor llevando un bote de café, con un círculo de tazas flotando alrededor de su cabeza como un modelo de los planetas rotando alrededor del sol. "Has bebido su sangre, ¿verdad? ¡Dijiste que no tenías hambre!"

3)

Jace saltó sobre el mostrador con un solo movimiento, aterrizando al lado de Clary. Se arrodilló y la atrajo hacia sí, pasando sus manos sobre ella, sus ojos negros y oro con preocupación.

Ella le cogió por las muñecas.

"Estoy bien," dijo. Su corazón latía con fuerza, su sangre seguía cantando en sus venas. Él abrió la boca para decir algo, pero ella se inclinó hacia adelante y puso sus manos a ambos lados de su rostro, sus uñas cavando. "Me siento bien," dijo, y le dio un beso, fuerte y duro, y él le devolvió el beso, revuelto y sudoroso y sangriento, y probando la sal en su propia boca, aunque no sabía si era la sangre de él o de ella.

4) 

"Oh, cállate," dijo ella, y le besó. Esto tuvo marginalmente más éxito. Simon había besado a Isabelle antes. Amaba la textura de sus labios suave, la manera en que sus manos sentía su pelo negro y largo. Pero mientras ella se presionaba contra él, por el pulso de la sangre de ella - y el chasquido de sus colmillos mientras salían. 

5)

Maryse tomó un tembloroso suspiro. "Sé que debería mostrárselo a la Clave," dijo ella. "Pero están cazando a Jace. Le matarán si le encuentran. Y si embargo, guardármelo para mi misma es sin duda traición."

Enero 2012:

Clary miró a Alec continuamente. Recordó lo que Isabelle le había dicho antes, sobre lo de saber si Jace estaba muerto o no, y lo que ella había respondido. "Alec," dijo ella. "¿No sientes nada?"

Los ojos de Alec se abrieron, su azul oscureciéndose, y por un momento, Clary recordó al chico que la había odiado cuando llegó al Instituto, el chico con las uñas mordidas y agujeros en sus jerseys y una viruta en su hombro que parecía inamovible. "Sé que estás enfadada, Clary," dijo él, su voz fuerte, "pero si estás sugiriendo que Iz y yo nos preocupamos menos por Jace que tu -"

"No lo hago," dijo Clary. "Estoy hablando de tu conexión de Parabatai."

Prólogo

Simon se levantó y se quedó aturdido en la puerta de su casa.

Nunca había conocido otro hogar. Era la casa en la que sus padres le habían llevado cuando él nació. Había crecido dentro de aquellas paredes adosadas de Brooklyn. Había jugado en la calle bajo la frondosa sombra de los árboles en verano, y había hecho los trineos improvisados con las tapas de la basura en invierno. En aquella casa toda su familia se había sentado en el shivá después de que su padre muriera. Aquí había besado a Clary, por primera vez.

Nunca había imaginado que un día la puerta de aquella casa se cerraría para él. La última vez que había visto a su madre, ella lo había llamado monstruo y rezo para que él se marchara. Él le había hecho olvidar que era un vampiro con un glamour, pero no sabía cuánto tiempo duraría el glamour. Mientras estaba en el aire frío del otoño, mirando fijamente delante de él, sabía que no había durado bastante.

La puerta estaba cubierta con estrellas de David salpicadas en la pintura, la forma de una incisión de un símbolo de Chai, que represetaba la vida. Tefilín se unía a la perilla de la puerta. Hamesh, la mano de Dios, cubiertos por una mirilla.

Aturdido colocó su mano sobre la mezuzá de metal colocada en el lado derecho de la puerta. Vio como el humo se eleva desde el lugar en donde su mano tocó el símbolo sagrado, pero no sentía nada. No había dolor. Sólo una blancura terrible y vacía subiendo poco a poco en una rabia fría.

Pateó la parte inferior de la puerta y escuchó el eco por toda la casa. "¡Mamá!" gritó. "Mamá, ¡soy yo!"

No hubo respuesta, sólo el sonido de los tornillos de la puerta. Su oído desarrollado había reconocido los pasos de su madre, su respiración, pero no dijo nada. Podía oler el miedo y el pánico incluso a través de la madera. "¡Mamá!" Su voz se quebró. "Mamá, esto es ridículo! ¡Déjame entrar! Soy yo, ¡Simon!"

"¡Fuera!" Su voz era áspera, irreconocible por el terror. "¡Asesino!"

"Yo no mato a gente." Simon apoyó la cabeza contra la puerta. Sabía que probablemente podría derribarla, ¿pero sería capay de hacerlo? "Te lo dije. Bebo sangre de animales."

La oyó susurrar en voz baja, varias palabras en hebreo. "Has matado a mi hijo", dijo. "Lo has matado y pusiste un monstruo en su lugar."

"Yo soy tu hijo."

"Usas su cara y hablas con su voz, ¡Pero no eres él! ¡No eres Simon!" Su voz se elevó a casi un grito. "Aléjate de mi casa antes de que te mate, monstruo!"

"Becky", dijo. Su rostro estaba mojado, levantó sus manos para tocarlo, y quedaron manchadas: Sus lágrimas eran de sangre. "¿Qué es lo que dijo Becky?"

"Manténte alejado de tu hermana." Simon escuchó un estruendo dentro de la casa, como si algo hubiera sido derribado.

"Mamá", dijo de nuevo, pero esta vez su voz no se levanto. Salió como un susurro ronco. Su mano había comenzado a palpitar. "Tengo que saber como esta Becky mamá, abre la puerta. Por favor"

"Mantente alejado de Becky!" Ella fue alejándose de la puerta, podía oírlo. Luego vino el sonido inconfundible de la puerta de la cocina al abrirse, el crujido del linóleo, mientras caminaba en él. El sonido de un cajón que se abría. De repente, se imaginó a su madre agarrando uno de los cuchillos.

Antes de que te mate, monstruo.

La idea le hizo retroceder sobre sus talones. Si ella le atacaba, la marca se activaría. La destruiría, al igual que había destruido a Lilith.

Bajó la mano y retrocedió lentamente, tropezando por las escaleras y a través de la acera, iría a buscar el tronco de uno de los grandes árboles que daban sombra a la manzana. Se quedó donde estaba, mirando a la puerta de su casa, marcada y desfigurada con los símbolos de odio de su madre para él.

No, se recordó. Ella no lo odiaba. Ella pensó que estaba muerto. Lo que odiaba era algo que no existía. Yo no soy lo que ella dice que yo soy.

No sabía cuánto tiempo tendría que estar allí mirando, si su teléfono no hubiera comenzado a vibrar en bolsillo de su chaqueta.

Alargó la mano hacia ella reflexivamente, dándose cuenta de que el patrón de las estrellas de David que le habían quemado estaban marcadas en la palma de su mano. Cambió de mano para poder poner el teléfono en su oído. "¿Hola?"

"¿Simon?" Era Clary. Se escuchaba sin aliento. "¿Dónde estás?"

"En casa", dijo e hizo una pausa. "La casa de mi madre," se corrigió. Su voz sonaba hueca y distante a sus propios oídos. "¿Por qué no estás en el Instituto? ¿Están todos bien?"

"De eso se trata", dijo. "Después de que te marchaste, Maryse volvió a bajar de la azotea, donde se suponía que Jace esperaba. No había nadie allí."

Simon se quedo mudo. Sin llegar a darse cuenta de que estaba haciendo, al igual que una muñeca mecánica, comenzó a caminar por la calle, hacia la estación de metro. "¿Qué quieres decir?, ¿Cómo que no había nadie allí?"

"Jace se ha ido," dijo ella, podía oír la tensión en su voz. "Y también Sebastian".

Simon se detuvo a la sombra de un árbol desnudo de ramas. "Pero él estaba muerto... Está muerto, Clary"

"Entonces dime por qué él no está allí, porque no", dijo su voz por fin se rompió. "No hay nada allí, solo una gran cantidad de sangre y vidrios rotos. Los dos se han ido, Simon. Jace se ha ido."
Traducción prólogo por CDS México y corregido por TMI News en Español.

Febrero: 

1) Extracto de Escena especial Día de San Valentín #1 (Eliminada)

Jace dejó lo que estaba presionando sobre el alféizar de la ventana y se acercó hacia ella. Ella fue a apoyarse contra él, y la mano de él se deslizó por debajo de su camiseta y descansó cariñosamente, posesivamente, en la parte inferior de su espalda. Se inclinó para besarla, dulcemente al principio, pero la dulzura se fue rápidamente y pronto ella estaba presionada contra el cristal de la ventana, las manos de él en el dobladillo de la camiseta de ella - su camiseta -

"Jace." Ella se alejó un poco. "Estoy segura que la gente de la calle puede vernos."

"Podríamos..." Hizo un gesto hacia la cama. "Movernos... hacia allí."

Ella sonrió. "Lo has dicho como si te hubiera costado un rato llegar a esa idea."

Cuando él habló, su voz se amortiguó contra su cuello. "Qué puedo decir, haces que mis pensamientos vayan más lentos. Ahora sé lo que es ser una persona normal."

"¿Cómo... es?" Las cosas que él hacía con su mano bajo su camiseta la distraían.

"Terrible. Ya he superado mi cuota de comentarios ingeniosos por el día."

2) Escena Eliminada:

"¿Quieres que traiga a Isabelle?"
"¿Isabelle está allí?" Magnus intentó sonar secamente divertido, a pesar de todo.
"Ella - ella, ah, ha pasado la noche."
"Alec estará encantado de oír eso. A lo mejor podemos hacer un concurso para ver quién si él o Jocelyn te mata antes." Magnus rió entre dientes.

3) Escena Eliminada:

Los esfuerzos de Clary casi fueron en balde cuando levantó la vista y vio a Sebastian, apoyándose contra la pared del otro lado del corredor, sus brazos cruzados, mirándola. 

Inmediatamente fue consciente de lo que llevaba puesto. El mismo vestido caído que llevó en el club, pero sin las botas, su chaqueta y más importante, sin el rumor que había estado conduciendo la noche anterior, se sintió desprotegida, vulnerable. "¿Quién me quitó los zapatos?"

"¿Eso es lo que quieres saber?" Sebastian miró incrédulo. "¿Te desmayas en un club y te levantas cubierta de sangre y lo que quieres saber es dónde están tus zapatos?"

4) Nombre de los Capítulos:

Prólogo: Consagrado.

Capítulo Uno: El Último Consejo.

En el cuál conocemos a algunos nuevos personajes.

Capítulo Dos: Espinas.

Un lugar con forma de corazón está lleno de espinas y rosas - Yeats.

Capítulo Tres: Ángeles Malos.

A lo largo de la pared fueron las clavijas, donde los residentes del Instituto colgaban sus abrigos cuando entraban: una de las chaquetas negras de Jace seguía colgada de un gancho, las mangas vacías y fantasmales.

Capítulo Cuatro: E Inmortalidad

"Guíanos de lo irreal a lo real," ella leyó en alto. "Guíanos de la oscuridad a la luz. Guíanos de la muerte a la inmortalidad."

Capítulo Cinco: El hijo de Valentine.

Él sabía perfectamente bien que Sebastian la había besado.

Capítulo Seis: Ningún Arma en este Mundo

"¡Rápido! ¡A la sala de armas!" (Vale, no es verdad). 

Capítulo Siete: Un Cambio Radical 

Pues sus huesos están hechos de coral; Estas son perlas que eran sus ojos: Nada de él se desvanece. Pero sufre un cambio radical. En algo rico y extraño - The Tempest.

Capítulo Ocho: Prueba de Fuego de Oro.

Ignus aurum probat

Capítulo Nueve: Las Hermanas de Hierro

Lo que dice.

Capítulo Diez: La Caza Salvaje.


Capítulo Once: Atribuyen Todos Los Pecados.

"Pienso que no podré hacerlo," dijo Alec miserablemente. "Lo siento."

Capítulo Doce: Las Cosas del Cielo.

Las cosas del cielo en este caso es la substancia de la que están echas las torres de demonio, a veces llamado diamantes.

Capítulo Trece: La Lámpara de Hueso.


Capítulo Catorce: Como Cenizas.

En la oscuridad, él se veía como el chico que ella había conocido en Idris antes de que el Círculo se hubiera formado.

Capítulo Quince: Los últimos de los Morgensterns.

Tú y yo, somos los últimos. Los últimos de los Morgensterns.

Capítulo Dieciséis: Hermanos y Hermanas.

Había estado paseando por su apartamento durante la última hora, algunas veces cogiendo su teléfono para ver si Maia le había escrito.

Capítulo Diecisiete: Despedida.

Nuestras dos almas por lo tanto, las cuáles son una.

Capítulo Dieciocho: El título tiene demasiados spoilers.

Capítulo Diecinueve: Amor y Sangre.

"Lo hiciste," dijo él. "Dormiste con él."

Capítulo Veinte: Una Puerta en la Oscuridad

Todo lo que conozco es una puerta en la oscuridad. (Seamus Heaney).

Capítulo Veintiuno: Levantando el Infierno

Ya que no puedo llegar al Cielo, voy a levantar el Infierno. 

Epílogo.

Marzo:

"Hey, hermano pequeño." Era la voz de Sebastian, flotando por debajo del suelo. "¿Está hecho?"
Hubo un largo silencio. Entonces Jace respondió, extrañamente claro y sin color. "Está hecho."

Abril:

1) Capítulo 1: El Último Consejo completo AQUÍ

2) 

Clary levantó la vista mientras Sebastian quitaba su mano de su espalda. Luz que brillaba a su alrededor. Jace se había llevado su piedra de luz mágica. Él le sonrió, su cara todo ángulos y sombras en la dura y enfocada luz. 
"Fácil es el descenso," dijo él.

3) Escena Eliminada:

Clary estaba en la habitación de Jace cuando él y Sebastian volvieron a la casa. Había encontrado muy poco durante su búsqueda. No había nada en la habitación de Sebastian que pudiera considerarse interesante excepto algunos libros escritos en Latín, y su Latín no era suficiente para leerlos. Había páginas que parecían como si fueran convertidas de una antigua guía, ilustradas con bocetos negros y blancos, clavados en las paredes, pero no parecía haber una conexión entre ellos. En las chimeneas había trozos de ceniza que parecían como los restos de fotografías quemadas, pero se deshicieron cuando intentó cogerlos.

La habitación de Jace fue la siguiente, limpia como una patena, conteniendo casi nada de sus pertenencias. Había armas, pero ella no las reconoció, o a los libros de las estanterías tampoco. Su armario estaba lleno de ropa, pero al igual que la ropa en la habitación principal, eran en gran parte nuevas: debía de haberlas comprado en las últimas semanas o así, ya que los precios seguían colgados en muchas de ellas. No pensó que serían del estilo de Jace. Siempre había vestido simple - cosas que eran simples, colores sólidos, ropa que le quedaba bien pero que no llamaba la atención. Era lo suficientemente guapo y no importaba, había ella pensado siempre; se veía impresionante solo con unos vaqueros y una camiseta. Y tenía muchos de estos en su armario ahora, pero las camisetas tenían marcas de diseño, los abrigos y chaquetas eran Burberry y Hugo Boss y Dolce & Gabbana.

Como la ropa en el armario de Sebastian.

Como la ropa cara que Valentine había usado.

Ella cerró la puerta del armario y se sentó en la cama de Jace, diciéndose a sí misma que estaba siendo estúpida. Ropa de diseñador no era con lo que trabajar. Había otras cosas en la habitación que hablan del Jace que ella siempre había conocido - la limpieza, el preparar sus armas en el aparador en orden de tamaño, los libros en la mesita de noche. Siempre usaba una daga fina como punto de lectura; eso no había cambiado. La foto de ellos dos, pegada a la pared. Incluso el jabón de cítricos en su baño era el mismo que había usado siempre -

Oyó pasos en la escalera, voces. Sebastian subía: "¿Dónde está?"

Apenas tuvo tiempo de apagar la luz, meterse dentro de la cama y acurrucar su cabeza en la almohada cuando la puerta se abrió. Jace estaba de pie enmarcado por el resplandor del pasillo, Sebastian detrás de él. Se incorporó en el codo, parpadeando hacia ellos soñolienta a pesar de la carrera de su corazón. "¿Acabáis de llegar chicos?"

Jace le dio a Sebastian una mirada - una mirada que decía claramente: Te dije que estaría aquí. "¿No nos has oído subir las escaleras?"

Ella negó con la cabeza. "Lo siento, estaba cansada. Pienso que sigo exhausta de estar despierta hasta tarde la otra noche." Ella miró a Jace recatadamente. "Me sentía un poco sola, así que pensé que si me tumbada en tu cama..."

¿Sueno como si realmente lo quisiera decir? La cara de él se relajó, pero Sebastian la estaba mirando como si su mirada pudiera atravesarla como al cristal, y estuviera entretenido con lo que había visto.

Ella se sentó, sacudiendo su pelo hacia atrás, y alcanzó la lampara en la mesita de noche. "No -" empezó Jace, pero ella ya la había encendido.

Ella se quedó de piedra. Los dos chicos la miraron, Jace con preocupación y Sebastian con su usual extravagante borde de medio diversión. Sus ojos oscuros se encontraron con los de ella con un mensaje que siempre sostenía, el que ella intentaba no leer: Lo sabemos, tú y yo. Sabemos la verdad.

Pero nada de eso fue lo que la hizo quedarse de piedra. Era que ambos estaban salpicados de sangre - había una mancha en la mejilla de Jace, manchando sus mangas, y un poco de su camiseta, sus bordes oscuros y con sangre seca, aunque la piel debajo estaba sin marcar. Sebastian, por otro lado - Sebastian tenía sangre incluso en su pelo blanco-plata, y en su ropa, y en sus manos tan espesa que parecía que usaba guantes rojos. El brazalete plateado que usaba alrededor de su muñeca dónde su mano se había regenerado estaba manchado de rojo.

Clary escuchó su propia voz como si proviniera de lejos. "¿Qué ha pasado?"

"Nos hemos metido en pequeños problemas." dijo Sebastian. "Nada que no pudiéramos manejar." Inclinó su cabeza hacia un lado. "Estás más blanca que un fantasma, hermanita. No me digas que no lo has visto peor. Somos Cazadores de Sombras. Es lo que hacemos."

"Por supuesto," Clary habló mecánicamente. "Es solo que no querría que os hicierais daño."

"Entonces no tienes de qué preocuparte. La mayor parte de esto no es ni nuestra sangre."

Ella tragó saliva en su cuello seco. "¿Pues de quién es?"

4)

"Tuve un sueño," dijo Magnus, sus ojos distantes. "Vi una ciudad llena de sangre, con torres hechas de hueso, y sangre corriendo por las calles como agua. A lo mejor podéis salvar a Jace, Cazadores de Sombras, pero no podéis salvar al mundo." 

5)

Jace giró su cabeza para mirar a los ojos de Alec. "Nunca pensé que lucharía en el lado contrario de la batalla de ti," dijo él. "Nunca." 

6) 

Una sonrisa tiró del borde de la boca de Jace. "Odio a los patos. No sé por qué. Siempre lo he hecho." 

7)


Alec siguió la línea de los gestos de Magnus y vio una pequeña caja plateada encaramada en el lado opuesto de la gran mesa de madera. Se acercó y la cogió. Era como un cofre de metal en miniatura situado en unos pies pequeños, con una tapa curvaba y las iniciales WS elegidas en diamantes a través de la tapa.

W, pensó. ¿Will?

Mayo:

1)

Sebastian miró a Jocelyn, sus ojos negros tranquilos y estrechos. "Si fueras una madre verdadera," dijo él, "una buena madre, habrías sabido que estaba vivo. Hubo una vez un hombre que dijo que las madres llevan una llave en nuestras almas con ellas toda nuestra vida. Pero tú tiraste la mía."

2)

Tenue luz se filtraba por las ventanas, y un débil resplandor rojo de la alarma de humo en el armario. Clary estaba echada de lado, bajo un montón de mantas, y su espalda estaba deliciosamente caliente. Un brazo estaba cubierto en su lado. Por un momento, en el espacio de vértigo semi inconsciente entre la vigilia y el sueño, se preguntó si Simon se había arrastrado por la ventana mientras ella dormía, y se había tumbado a su lado, la forma en que solían dormir juntos en la misma cama cuando eran niños. 

Pero Simon no tenía calor corporal...

3)

"O estás con nosotros, o contra nosotros, Jocelyn." Su cara se endureció. "Pero no puedes ponerte en contra de tu propio hijo."

4)

Ella le oyó así como él se acercaba y se giró, su cara pálida volviéndose aún más pálida mientras él se sentaba a su lado. "Simon," dijo ella, en una exhalación al respirar. "No estaba segura que vendrías..."

"Hola, Rebecca," dijo él.

5)

"Fue hace muchos años, cuando Magnus y yo eramos amantes. Estábamos en la cama juntos, después de una noche muy apasionada." Camille vio a Alec retroceder, y sonrió. "Ya sabes como es con las confidencias. Uno revela una debilidad..."

6)

Simon giró sus ojos. "Es algo bueno que sepamos quién sale con Magnus Bane," dijo él. "De otra modo, tengo el sentimiento que todos vamos mintiendo todo el tiempo preguntándonos qué hacer a continuación. O intentando conseguir el dinero para contratarle vendiendo limonada o algo."

Alec miró simplemente irritado por su comentario. "La única manera con la que puedes conseguir suficiente dinero para contratar a Magnus vendiendo limonada es si pones metanfetamina en ella."

7)

Así es como se veía en realidad su hermano. Cómo era realmente. Una cara pálida, todo ángulos y planos, alto y delgado en el traje de combate. Su pelo era blanco-plateado, no oscuro como había sido cuando lo había conocido, teñido para combinar el color del verdadero Sebastian Verlac. Su color propio le quedaba mejor. Sus ojos eran negros y se rompían con vida y energía.

De pie a su lado, su dorado cabello brillando en la pálida luz del sol, estaba Jace. Pero no el Jace que Clary había imaginado tan a menudo las pasadas dos semanas...

8) Escena Eliminada:

La ley de los brujos era muy clara en este punto: si amabas a un mortal, todo bueno y bien, pero no era tu lugar interferir en su mortalidad. Necesitó mucho tiempo para acostumbrarse a esa ley... normalmente hasta que te das cuenta que ser inmortal era menos un regalo que una carga.

Magnus tiró la tabaquera en el escritorio y cogió el teléfono, marcando el número de marcado rápido del número de Alec. Cuando Alec contestó sonó agobiado y esperanzado: "¿Magnus? ¿Has encontrado algo?"

"Nada. Lo siento."

"Oh." Una punzada de decepción hizo sonar la voz de Alec bajito.

"Pero estaba pensando sobre parabatai," dijo Magnus. "Cuando los parabatai están especialmente unidos, pueden sentir la muerte del otro, o cambiar, o -"

"Lo sé," dijo Alec. "Lo sé. Lo sentí - en ese momento en el que Jace murió, en Idris. Pero esto no es lo mismo." Magnus se lo podía imaginar, ojos azules en su cara pálida, tirando de un rizo de su pelo. Alec normalmente se veía como si hubiera caído de la cama y se hubiera puesto ropa al azar, más que si hubiera elegido un modelito, y desde que Jace había desaparecido, se empezó a ver como si hubiera parado de cepillarse el pelo, también. "No siento nada."

"¿Como realmente nada? ¿Como si... nada?"

"¿Verdad...?" Alec sonó confundido.

"Esto en realidad me da algunas ideas," dijo Magnus. "Haré todo lo que pueda para ayudar, lo sabes, ¿verdad, Alexander? No por que sea la Clave, sino por ti."

"Lo sé." Alec se quedó en silencio por un momento. "Es bueno oír tu voz, aunque no puedas ayudar," Alec añadió, y colgó abruptamente.

Magnus colocó el teléfono a su lado y se sentó por un momento, lo suficientemente quieto para oirse a sí mismo respirar. Le estoy perdiendo, pensó. No sé cómo ni por qué, pero lo sé.

* Artículo escrito por "The Mortal Instruments News en Español".

5 comentarios :

lumross dijo...

en que parte del libro esta la primera cita!!!!

"Él es un cazador de sombras" dijo Jocelyn. "Su lealtad será para la Clave."
"Él es mi amigo," dijo Magnus fríamente. "Su lealtad es para mí."
????????????????????

Bekura dijo...

las escenas eliminadas me dan ataques al corazon T-T porque tienen que quitarlas sin son buenisimas, bueno al menos en este libro xD jejej aunque para mi todas son importantisimas!

Mily dijo...

cuando dicen
"Jace giró su cabeza para mirar a los ojos de Alec. "Nunca pensé que lucharía en el lado contrario de la batalla de ti," dijo él. "Nunca." "

No lo recuerdo Y_Y

Anónimo dijo...

Eliminan escenas tan buenaas! Me encanto estee libro! :) quiero leer el sexto yaa!

Mily, lo dice en el epilogo y alec le responde que no lo vuelva a hacer

Anónimo dijo...

¡¡LA ÚLTIMA ESCENA DE MAGNUS Y ALEC!!
Quede con un infarto porque la eliminaron
Es genial