Este es un blog para todos los Nefilim, Subterráneos y Mundanos amantes de las sagas del mundo de Cazadores de Sombras de la maravillosa Cassandra Clare. Un lugar donde encontrar noticias relacionadas con los libros, película Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso, serie Shadowhunters, escritora y mucho más en español.

¡Bienvenid@s!

jueves, 20 de diciembre de 2012

Recordamos... Recopilamos todos los adelantos de Princesa Mecánica

En este post recopilamos todos los adelantos publicados por Cassandra Clare sobre tercer y último libro de la saga Los Orígenes que iremos actualizando constantemente con los nuevos adelantos:
 

Diciembre 2011:

1)

"¿Lo harías?" dijo Gabriel a Will, acaloradamente. "¿Si fuera tu familia?" Su labio crispado. "No importa. No es como si conocieras el significado de lealtad -"

"Gabriel." La voz de Gideon sonaba a reprimenda a su hermano. "No hables a Will de esa manera."

2) 

"Él lo empezó," dijo Cecily, sacudiendo su mentón a Will, aunque ella sabía que no tenía sentido. Jem, el parabatai de Will, la trató con la dulce amabilidad distante que se merecía por ser la hermana de uno de sus amigos, pero siempre estaría del lado de Will. Amablemente, pero firme, puso a Will por encima de todo en el mundo. Bueno, casi todo. 

3)

Jem anudó sus dedos en el material de la camisa de Will. "Tú eres mi Parabatai" dijo él. "Dijiste una vez que te podía pedir cualquier cosa".

4)

Jem señaló a la proa y dejó que la flecha volase; golpeó a la criatura en el costado. El demonio gusano enorme se retorcía en agonía, ondulante a su paso de un lado a otro de su gran cabeza ciega, arrancando los arbustos con sus goleadas. Hojas llenaban el aire y los chicos se ahogaron en polvo, Gideon cubriendo sus espaldas con un cuchillo serafín en su mano, intentando ver con su luz propia.

"Viene hacia nosotros," dijo en voz baja.

Y de echo lo estaba, la flecha aún salía de su piel húmeda y color gris en la joroba a lo largo de su cuerpo a una velocidad increíble. Un simple movimiento de su cola atrapó el borde de la estatua, enviándola volando a la piscina ornamental seca, en el que se rompió haciéndose polvo.

"Por el Ángel, acaba de aplastar a Sófocles," señaló Will. "¿Nadie tiene respeto por los clásicos hoy en día?"

Enero 2012:

Y el oro de su arruinado vestido de novia. 

Febrero 2012:

1) Extracto de Escena Especial San Valentín #2 (Escena Eliminada que tiene lugar entre Príncipe Mecánico y Princesa Mecánica)

La Totalidad de Ello

"¿Y eso es todo?", dijo Jem. "¿Eso es la totalidad de ello? ¿La verdad?"

Estaba sentado en su escritorio, una de sus piernas dobladas en la silla debajo de él, se veía muy joven. Su violín estaba apoyado contra el lado de la silla. Había estado tocándolo cuando Will había entrado y, sin más preámbulos, anunció que había llegado el final de la pretención: Will tenía una confesión que hacer, y tenía intención de hacerla ahora.

Ese había sido el final de la música: Jem posó su violín hacia abajo con una mirada sorprendida y echándose hacia atrás, se puso tenso, como si estuviera preparándose a sí mismo para lo que sea que Will pudiera lanzarle.

"Eso es todo", dijo Will, que había estado yendo y viniendo a medida que hablaba, y había hecho sólo ahora una pausa para mirar a Jem. "Y no te culpo si me odias. Podría entenderlo."

Hubo una larga pausa. La mirada de Jem era constante en su rostro, constante y plateada a la luz vacilante de las llamas. "Nunca podría odiarte, William."

Las tripas de Will se contrajeron cuando vio otra cara, un par de constantes ojos de color gris azulado mirando hacia él. "Nunca podría odiarte Will, no importa lo mucho que lo intente", ella había dicho.

En ese momento fue dolorosamente consciente de que lo que él le había dicho a Jem no era "la totalidad de ello". Había más verdad. Estaba su amor por Tessa. Pero esto era su carga que soportar, no de Jem. Era algo que debía ser ocultado para que Jem pueda ser feliz. "Me lo merezco", dijo Will, con la voz quebrada. "Yo creía que estaba maldito, que todos los que se preocupaban por mí iban a morir, y sin embargo me dejé cuidar por tí, y te permití ser como un hermano para mí, poniendo en riesgo el peligro de que -"

"No había ningún peligro."

"Pero yo creía que lo había. ¿Si sostuviera una pistola en tu cabeza, James, y apretara el gatillo, realmente importaría si yo no supiera que no había balas en las cámaras?"

Los ojos de Jem se abrieron como platos, y luego se echó a reír, una risa suave. "¿Crees que yo no sabía que tú tenías un secreto?",  dijo. "¿Crees que en mi amistad contigo anduve con mis ojos cerrados? No sabía la naturaleza de la carga que llevabas. Pero sabía que habia una carga." Su voz se suavizó. "Sabía que pensabas envenenarte a ti mismo y a todos los que te rodean", continuó él. "Sabía que pensabas que había una fuerza corruptora sobre tí que me rompería. Quise mostrarte que no me iba a romper. Que el amor no era tan frágil. ¿Lo conseguí?"

Will se encogió de hombros, impotente. Casi había deseado que Jem estaviera enojado con él. Sería más fácil enfrentarse. Pero, ¿cómo podía decirle a Jem que el perdón lo atormentaría, cada vez que miraba a Tessa y la quería, cada vez que él recordaba lo mucho que quería lo que no podía, que no merecía, tener. "Tú me salvaste la vida, James."

Una sonrisa se dibujó en el rostro de Jem, tan brillante como la salida del sol de última hora sobre el Támesis. "Eso es todo lo que siempre quise."


2) 

Los dedos de Will rozaron los del otro chico cuando cogió el arma de Jem: era la primera vez, pensó Charlotte, que le había visto tocando a otra persona voluntariamente.

3) 

"Una declaración muy magnánima, Gideon," dijo Magnus.
"Soy Gabriel."
Magnus agitó una mano. "Todos los Lightwood se ven igual para mí." 

Junio 2012:

1)

Will se levantó lentamente. No podía creerse lo que iba a hacer, pero estaba claro que iba a hacerlo, claro como el borde plateado alrededor del negro de los ojos de Jem. "Si hay una vida después de esta," dijo él, "déjame encontrarte en ella, James Carstairs."

"Habrá otras vidas." Jem le tendió la mano, y por un momento, unieron sus manos, como hicieron durante su ritual de parabatai, alcanzando a través de los anillos gemelos de fuego para entrelazar sus dedos con los del otro. "El mundo es una rueda," dijo él. "Cuando subimos o bajamos, lo hacemos juntos."

Will apretó su mano con la de Jem, la cuál se sentía fina como ramitas en la suya. "Bueno, entonces," dijo él, a través del nudo en su garganta, "ya que dices que habrá otra vida para mi, deja que los dos recemos para que no haga un desastre tan colosal como he hecho en esta."

2)

Tessa puso una mano contra la pared mientras hacía su camino hacia abajo de las escaleras. ¿Qué estaba apunto de hacer? ¿Qué ha estado apunto de decirle a Will?

3)

Gideon tocó su mejilla, suavemente, con la punta de sus dedos. "¿Sabías que tu nombre significa 'Sabiduría'? Fue muy bien dado."

4)

Tessa estiró su cabeza hacia atrás para mirar a Will. "Conoces ese sentimiento," dijo ella, "cuando estás leyendo un libro, y sabes que va a ser una tragedia; puedes sentir la frialdad y la oscuridad viniendo, ver la red que se crea alrededor de los personajes que viven y respiran en las páginas. Pero estás enganchado a la historia como si estuvieras atado a un carruaje y no puedes dejarlo ir o dejar que el curso siga a un lado." Los ojos azules de él eran oscuros de entendimiento - por supuesto que Will lo entendía  y ella se siguió rápidamente. "Ahora siento como si está sucediendo, no solo a los personajes de las páginas sino a mis queridos amigos y compañeros. No me quiero sentar mientras la tragedia viene a por nosotros. Lo pondría de lago, y solo lucharía para descubrir cómo podría hacerse."

"Temes por Jem." dijo Will.

"Sí," dijo ella. "Y también temo por ti."

"No," dijo Will, con voz ronca. "No lo malgastes conmigo, Tess."

Julio 2012:

1)

"Wo wei ni xie de," dijo él, mientras levantaba el violín a su hombro izquierdo, metiéndolo debajo de la barbilla. Le había contado a ella que muchos violinistas solían usar su aparato para descansar el hombro, pero él no: había una pequeña marca en el lado de su garbanta, como un moretón permanente, dónde descansaba el violín.

"Tú - ¿hiciste algo por mí?" Tessa preguntó.

"He escrito algo para ti," corrigió él, con una sonrisa, y empezó a tocar.

2)

"Si Jem muere, no puedo estar con Tessa," dijo Will. "Porque eso sería como si hubiera estado esperando a que muriera, o tomar placer de su muerte, si me dejara tenerla. Y no seré esa persona. No me voy a aprovechar de su muerte. Así que debe vivir." Bajó su brazo, su manga ensangrentada. "Esta es la única manera que esto signifique algo. De otro modo, es solo -"

"¿Sin sentido, sufrimiento sin necesidad y dolor? No creo que ayudara si dijera que esto es el ciclo de la vida. Los buenos sufren, los malos florecen, y todo lo que es mortal muere," dijo Magnus. 

"Quiero más que eso," dijo Will. "Has hecho que quiera más que eso. Me enseñaste que solo estaba maldecido por que yo había elegido estarlo. Me dijiste que había posibilidad, significado. Y ahora vas a dar la espalda a lo que creaste." 

3)

"¡Will!"

Se giró hacia la voz familiar y vio a Tessa. Había un pequeño sendero cortado a lo largo de la colina, alineado con las poco familiares flores blancas, y ella caminaba hacia arriba, hacia él. Su cabello largo volaba al viento - se había quitado el sombrero de paja, y lo aguantaba con una mano, agitándolo hacia él y sonriendo como si estuviera contenta de verle.

Su propio corazón saltó de la emoción ante la visión de ella. "Tess," llamó. Pero ella estaba a tanta distancia todavía - parecía estar tan cerca y tan lejos de repente todo al mismo tiempo. Podía ver cada detalle de su bella cara, pero no podía tocarla, así que se quedó de pié, esperando y deseando, y su corazón latía como las alas de las gaviotas en su corazón.

Al menos ella estaba allí, lo suficientemente cerca que podía ver que había hierba y flores que se inclinaban por debajo de la hendidura de sus zapatos. Él la alcanzó -

4)

Los ojos de Will se encontraron con los de Tessa mientras se iba acercando, casi tropieza otra vez con el ruedo de su vestido desgarrado. Por un momento, estuvieron en perfecto entendimiento. Jem estaba en lo que podían mirarse fijamente a los ojos. Sobre el tema de Jem, los dos fueron fuertes e inflexibles. Tessa vio la mano de Will apretando la manga de Jem. "Ella está aquí," dijo él.

Los ojos de Jem se abrieron lentamente. Tessa luchó por mantener fuera la mirada de sorpresa en su rostro. Sus pupilas se apagaron, los iris de su delgado anillo de plata en todo el negro. “Ni shou shang le ma, qin ai de?” susurró él.

Lo que Jem dice en chino mandarín es: 
你 受伤 了 吗,亲爱的 
Ni shou shang le ma, qin ai de?
¿Estás herida, querida?

5)

"No estoy a tu entera disposición," dijo Magnus. "Ayudé con de Quincey porque Camille me lo pidió y Will una vez, porque me ofreció un favor a cambio. Soy un brujo. Y no sirvo a los Cazadores de Sombras de gratis."

Agosto 2012:

1)

"Aunque Will decía antes," añadió Tessa,"que los héroes todos acaban mal, y que no podía imaginarse que nadie quisiera ser uno, de todas formas."

"Ah." La mano de Jem apretó la suya ligeramente, y después la dejó ir. "Bueno, Will está mirando todo esto desde el punto de vista del héroe, ¿no? Pero para el resto de nosotros, es una respuesta fácil."

"¿Lo es?"

"Claro." La voz de él era casi un susurro ahora. "Los héroes aguantan por que los necesitamos. No por su propio bien. Si Will..."


2)

"Por el Ángel, Bridget es depresiva," dijo Henry, bajando su periódico directamente en su plato y causando que el borde se empapara con yema de huevo. Charlotte abrió su boca como si fuera a objetar, y la cerró otra vez."Es todo congoja, muerte y amor no correspondido."

"Bueno, eso es sobre lo que van las canciones," dijo Will. "Amor correspondido es bonito, pero no se usa mucho en una balada."

3)

Will empezó a moverse hacia la puerta para unirse a Charlotte. A medio camino, se volvió, y cruzó la habitación hacia Tessa: "Por favor," dijo él, "mientras esté con él, ¿harás algo por mi?"

Tessa le miró y tragó. Estaba demasiado cerca, demasiado cerca: todas las líneas, sombras, ángulos de Will llenaron su campo de visión así como el sonido de su voz llenó sus oídos. "Sí, claro," dijo ella. "¿Qué es?"

Septiembre 2012:

1)

Su garganta dolía: adoración, corazón roto, en igual medida. "Bésame," dijo ella. "Por favor."

2)

"Sabes," dijo Cecily, "no tenías por qué tirar a ese hombre por la ventana."

3)

"Ha sido el privilegio y el honor de mi vida conocerte."

4)

"Nadie puede decir que la muerte haya encontrado en mí a un compañero dispuesto, o que me fui fácilmente."

5)

"¿Tess?" Una voz suave desde la puerta; ella miró arriba y vio a Will allí, su silueta en la luz del corredor.

6)

Gabriel no olvidará fácilmente la mirada en la cara del hombre sobre eso: había satisfacción en ella, pero un poco de sorpresa. Estaba claro que no había esperado otra cosa, y nada mejor, de los chicos Lightwood.

7)

Lentamente, Jem volvió a poner el violín de vuelta a su caja, y dejó el arco a su lado. Solo entonces se giró hacia Tessa. Su expresión era tímida, aunque su camisa blanca estaba llena de sudor y el pulso en su cuello palpilando.

"¿Te gusta?" dijo él. "No soy bueno con las palabras, así que escribí cómo me siento respecto a ti con música."


Octubre 2012:

1)

LOS ARTIFICIOS INFERNALES NO TIENEN PIEDAD.
LOS ARTIFICIOS INFERNALES NO TIENEN REMORDIMIENTOS.
LOS ARTIFICIOS INFERNALES NO TIENEN NÚMERO.
LOS ARTIFICIOS INFERNALES NUNCA PARARÁN DE VENIR.
(Escrito en una pared con sangre en Princesa Mecánica)


2)

"Jem me ha dicho lo que comentó Ragnor Fell sobre mi padre," dijo Will. "Que para mi padre, solo hubo una mujer a la que amó, y ella era para él, o nada. Tu eres eso para mi. Te quiero, y solo voy a quererte siempre hasta que me muera _"

Noviembre 2012:


Jem siempre dijo que Will se precipitaba hacia el final de la misión en lugar de proceder de forma mesurada, y que uno debe mirar hacia el próximo paso en el camino que tiene por delante, y no el destino en la distancia, o uno nunca llegará a su meta. Will cerró los ojos un momento.

Sabía que 
 









Jem estaba bien, pero era difícil de recordar, cuando el objetivo que se buscaba era la chica a la que amaba.

Diciembre 2012:

1)

"No quieres ayudarnos," dijo Will a Magnus. "No quieres posicionarte como enemigo de Mortmain."

"Bueno, ¿le puedes culpar?" Wolsey subió como un torbellino de seda amarilla. "¿Qué tendrías para ofrecer que le mereciera correr el riesgo?"

"Te daré cualquier cosa," dijo Tessa en voz tan baja que Will la sintió en sus huesos. "Cualquier cosa en absoluto, si puedes ayudar a Jem."

Magnus agarró un puñado de su pelo negro. "Dios, vosotros dos. Puedo investigar. Rastrear algunas de las rutas menos usuales. La vieja Molly -"

"He ido a ella," dijo Will. "Algo la está asustando tanto que ni sale de su tumba."

Woolsey resopló. "Y eso no te dice nada, ¿pequeño Cazador de Sombras? Realmente merece la pena todo esto, solo para estirar la vida de tu amigo unos pocos meses, ¿otro año? Va a morir de todas maneras. Y cuánto antes muera, antes podrás tener a su prometida, de la que estás enamorado." Giró su mirada divertida hacia Tessa. "Realmente debes estar contando los días hasta que muera con muchas ganas."

2)
 
Tessa alcanzó a quitarle el pelo mojado de la frente. Él se acomodó bajo su tacto, cerrando los ojos. "Jem - has pensado alguna vez-" Ella dudó. "¿Has pensado alguna vez en maneras de prolongar tu vida que no sean una cura para la droga?"

Ante eso abrió sus párpados. "¿Qué quieres decir?"

Pensó en Will, en el suelo del ático, tirado en el água bendita. "Convertirte en un vampiro. Vivirías para siempre-"

Se incorporó contra las almohadas de la cama. "Tessa, no. No - puedes pensar de esta manera."

"¿Es el pensamiento de  convertirte en un subterráneo tan horrible para ti?"

"Tessa..." Exhaló lentamente. "Soy un cazador de sombras. Nefilim. Como mis padres antes que yo. Es un linaje que reclamo, así como reclamo el linaje de mi madre como parte de mi. Eso no significa que odie a mi padre. Pero honro el honor del regalo que me dieron, la sangre del ángel, el sitio verdadero para mi, los votos que hice. Tampoco pienso que fuera un vampiro muy bueno. [redactado por spoilers] No sería el parabatai de Will, no sería bienvenido en el Instituto. No, Tessa. Preferiría morir y renacer y ver el sol otra vez, que vivir hasta el fin del mundo sin luz del sol."

"Un hermano silencioso, entonces," dijo ella.

Sus ojos se suavizaron un poco. "El camino de la hermandad de los silenciosos no está abierta para mi."

Enero 2013:

1)
 
"¿Por qué?" preguntó Gabriel. "¿Por qué estás tan seguro que el bando de Charlotte es el correcto?"
"Porque el de nuestro padre no lo es," dijo Gideon. "Porque conozco a Charlotte. Porque he vivido con esta gente durante meses y son buena gente. Porque Charlotte Branwell solo ha sido buena conmigo. Y Sophie la adora."
"Y tú quieres a Sophie."
La boca de Gideon se tensó.
"Ella es mundana y una sirvienta," dijo Gabriel. "No sé qué pretendes que salga de todo esto, Gideon."
"Nada," dijo Gideon toscamente  "No espero nada. Pero el hecho que creas que debería demuestra que nuestro padre nos hizo creer que deberíamos hacer el bien solo si se obtiene recompensa como resultado. No voy a traicionar la palabra que di a Charlotte; esta es la situación, Gabriel. Si no quieres parte de esto, puedo enviarte a vivir con los Blackthorns. Pero no voy a mentir a Charlotte."
"Sí, lo harás," dijo Gabriel. "Ambos vamos a mentir a Charlotte. Y te diré por qué."

2)

"Will". Tessa le cogió por la muñeca- "No me abandones ahora - no dejes al único que todavía tiene esperanzas? No puedo hacerlo sin ti."
Cogió aire profundamente, medio cerrando sus ojos azules ensombrecidos. "Por supuesto que no. Ayudaré. Continuaré. Es solo -"
Se le quebró la voz, girándose. La luz que vino a través de la ventana  de encima iluminó sus mejillas y mentón y la curva de su mandíbula.
"¿Solo qué?"
"¿Recuerdas qué más te dije ese día - el día en el salón?

3)



 
La rabia afloró en Tessa y consideró golpear a Woolsey con el atizador tanto si se acercaba a ella como si no. Se había movido muy rápidamente durante la lucha de Will, y no le gustaban sus posibilidades. "No conoces a James Carstairs. No hables de él."
"Le quieres, ¿verdad?" Woolsey hizo que sonara desagradable. "Pero también quieres a Will."
Tessa se congeló. Ella sabía que Magnus conocía el afecto de Will hacia ella, pero la idea de lo que ella había sentido por él de vuelta estaba escrito en su cara era demasiado aterrador para contemplarlo.

4)

Will miró a su hermana. "Y no te importa ser una Cazadora de Sombras. Como es esto: Debería escribir una carta y dártela si prometes llevarla a casa tú misma - y no volver."

Cecily retrocedió; tenía muchos recuerdos de librar batallas con Will, de las muñecas chinas que tenía que él había roto arrojándolas por la ventana del ático; pero también había bondad en sus recuerdos: el hermano que había puesto vendajes a una rodilla cortada, o retirado sus rizos cuando se salían de sitio. Esa bondad estaba ausente del Will que estaba de pie delante de ella. Su madre solía llorar durante el primer año o dos después que Will se fuera; había dicho, en galés, sosteniendo a Cecily, que ellos - los Cazadores de Sombras - "le sacarían todo el amor de dentro." Una gente sin amor y fría, le había dicho a Cecily, quiénes habían prohibido el matrimonio con su marido. ¿Qué quería con ellos, su Will, su pequeño?

"No me iré," dijo Cecily, mirando a su hermano. "Y si insistes que debo, iré - iré -"

La puerta del ático se abrió y la silueta de Jem estaba en la puerta....

Febrero 2013:
 
1)
 
Will se acercó más, casi silbando en su oreja. “Fyddai’n wneud unrhyw dda yn ddweud wrthych i fynd adref?”
 
*Lo que dice Will en galés es algo así como: "¿Haría algún bien en decirte que volvieras a casa?"
 
 2)
 
 
 3)
 
Charlotte sacudió su cabeza. "Hay una necesidad aquí de misericordia. Jessamine no es lo que fue una vez - así como sabríais si alguno de vosotros la hubiera visitado en la Ciudad Silenciosa."

"No tengo ningún deseo de visitar a traidores," dijo Will.
 
 4)
 
"Escríbeles, Will," dijo Cecily Herondale. "Por favor. Solo una carta."
Will puso su pelo empapado de sudor y la miró. "Pon tus pies en posición," fue todo lo que dijo. Apuntó, con la punta de su daga. "Aquí, y aquí."
Cecily suspiró, y movió sus pies. Sabía que estaba fuera de posición; lo hizo intencionadamente, para fastidiar a Will. Era fácil hacer enfadar a su hermano. Solo eso recordaba sobre él de cuando tenía doce años. Incluso retándole a hacer cualquier cosa, incluso escalar la azotea tan empinada de su mansión, había resultado lo mismo: una flama azul de enfado en sus ojos, una mandíbula dura, y a veces Will con una pierna rota o un brazo al final.
Por supuesto este hermano, el Will casi adulto, no era el hermano que recordaba de su infancia. Había crecido más explosivo y retirado. Tenía toda la belleza de su madre, y toda la terquedad de su padre - y, ella temía, su propensidad a los vicios, aunque había supuesto por solo susurros entre los habitantes del Instituto.
"Alza tu cuchillo," dijo Will. Su voz era fría y profesional como su institutriz.
Cecily lo subió. Le había tomado un tiempo acostumbrarse al sentimiento del traje de batalla contra su piel: la túnica amplia y los pantalones, el cinturón alrededor de sus caderas. Ahora se movía cómodamente como si siempre se hubiera movido en ropa de cama ancha. "No entiendo por qué no consideras escribirles una carta. Una sola carta."
"No entiendo por qué no consideras volver a casa," dijo Will. "No estás hecha para cosas de Cazadores de Sombras, Cecy; solo viniste aquí para convencerme de ir a casa contigo, cosa que no haré. Si accedieras a volver a casa tú sola, podrías parar de preocuparte por nuestros padres y yo podría arreglar -"
Cecily le interrumpió, habiendo oído este discurso cientos de veces. "¿Considerarías una apuesta, Will?"
Cecily estaba tanto complacida como un poco decepcionada al ver el brillo en los ojos de Will, justo de la manera en que su padre siempre hacía cuando otro hombre le sugería apostar. Los hombres eran tan fáciles de predecir, pensó.
"¿Qué tipo de apuesta Cecily?" Will dio un paso más cerca; usaba el traje de batalla; Cecily podría ver las marcas que teñían su pecho, la runa de memoria en su cuello. Había necesitado un tiempo para ver las marcas como algo más que desfiguraban a su hermano, pero ahora se había acostumbrado a ellas - así como se había acostumbrado al traje de batalla, al gran echo de las paredes del Instituto, y a sus habitantes peculiares. Apuntó a la pared frente a ellos. Un objetivo antiguo había sido pintado en la pared en negro: un punto negro dentro de un gran círculo. "Si doy en el centro de eso tres veces, tienes que escribir una carta a Pa y Ma y decirles cómo estás. Tienes que explicarles lo de la maldición y por qué te fuiste."
La cara de Will se cerró como una puerta, la manera en la que siempre lo hacía cuando ella le pedía esas cosas. Pero, "Nunca vas a darle tres veces sin fallar, Cecy."
"Bueno, entonces no debería ser una gran preocupación para hacer la puesta, William." Usó todo su nombre a propósito y de manera fría; sabía que le molestaba, viniendo de ella, aunque cuando su mejor amigo - no, su parabatai, había aprendido desde que llegó al Instituto que eran cosas bastante diferentes - Jem lo hacía, él parecía que lo tomaba como un término de afecto. Posiblemente era porque todavía tenía recuerdos de ella dando tumbos detrás de él con piernas gorditas, llamándole Will, Will, en un galés sin aliento. Nunca le había llamado William, siempre solo Will o su nombre en galés, Gwilym.
Sus ojos se cerraron, esos ojos oscuros del mismo color que los de ella. Cuando su madre había dicho con afecto que Will podría ser un rompecorazones cuando creciera, Cecily siempre la había mirado dubitativamente. Will, le parecía a Cecily, era todo brazos y piernas, delgado y despeinado y siempre sucio. Podría verlo ahora, aunque lo había visto la primera vez que había entrado en el comedor del Instituto y se había quedado perpleja, y había pensado: Ese no puede ser Will.
Había girado esos ojos hacia ella, los ojos de su madre, y había visto la rabia en ellos. No se había alegrado de verla, en absoluto. Y en dónde había estado el chico delgado con una gran mata de pelo negro como un gitano y manchas en su ropa que tenía en la memoria, había un hombre alto y amenazador en su lugar. Las palabras que había querido decir se disolvieron en su lengua y solo le había encontrado, ojo por ojo. Y así había sido desde entonces, Will apenas soportando su presencia como su fuera una piedra en su zapato, una molestia continua.

Cecily cogió aire profundamente, alzó el mentón, y lanzó el primer cuchillo. Will no sabía, nunca habría sabido, las horas que había pasado, sola, practicando, aprendiendo a balancear el peso del cuchillo en su mano, descubriendo que un buen lanzamiento de cuchillo empezaba con el cuerpo. Sostuvo ambos brazos rectos ahora y estiró su brazo hacia atrás, detrás de su cabeza, antes de traerlo, y el peso de su cuerpo, hacia adelante - la punta del cuchillo estaba en la línea del objetivo - lo soltó y llevó la mano hacia atrás y jadeó.
El cuchillo estaba, apuntando a la pared, exactamente en el centro del objetivo.
"Uno," dijo Cecily, dándole a Will una sonrisa de superioridad.
La miró atónito, tirando del cuchillo de la pared, y dándoselo de nuevo.
Cecily lo lanzó. Segundo lanzamiento, como el primero, fue directamente al objetivo y se mantuvo allí, vibrando como un dedo burlón.

"Dos," dijo Cecily, en un tono sepulcral.
Will mantuvo la mandíbula recta mientras cogía el cuchillo y se lo daba de nuevo. Lo cogió con una sonrisa. Confianza fluía por sus venas como nueva sangre. Sabía que podía hacerlo. Siempre había sido capaz de escalar más alto que Will, correr más rápido, aguantar su respiración más tiempo....
Lanzó el cuchillo. Alcanzó el objetivo y saltó en el aire, aplaudiendo, olvidándose a sí misma en el momento de la victoria. Su cabello se cayó de las horquillas y se dispersó por su cara; lo retiró y sonrió a Will. "Deberías escribir esa carta. Me diste tu palabra."

Para su sorpresa, él le sonrió. "Oh, la escribiré," dijo él. "La escribiré, y luego la tiraré al fuego." Le levantó una mano ante su explosión de indignación. "Dije que la escribiría. Nunca dije que la mandaría."
El aire de Cecily salió en un jadeo. "¡Cómo te atreves a jugármela de esta manera!"
"Te dije que no estabas hecha para cosas de Cazadores de Sombras, o no sería tan fácil engañarte. No voy a escribir una carta, Cecy, va en contra de la Ley, y se acabó."
"¡Como si te importara la Ley!" Cecily selló con su pie, y estaba inmediatamente más enfadada que nunca; detestaba a las chicas que pateaban con sus pies. 
Will entrecerró los ojos. "Y no te preocupas para ser una Cazadora de Sombras. Que tal esto: Debo escribir una carta y te la doy si prometes llevarla a casa tu misma - y no volver."
Cecily retrocedió; tenía muchos recuerdos de jugar partidos con Will, con las muñecas chinas que tenía y él había roto lanzándolas por la ventana del ático; pero también había bondad en sus recuerdos: el hermano que había puesto un vendaje a su rodilla cortada, o recogido sus rizos cuando se habían salido del sitio. Esa bondad estaba ausente del Will que tenía delante ahora mismo. Su madre solía llorar durante el primer año o dos después que Will se fuera; había dicho, en galés, sosteniendo a Cecily, que ellos - los Cazadores de Sombras - "le quitarían todo el amor". Gente fría y sin amor, le había dicho a Cecily, quienes habían prohibido el matrimonio con su marido. ¿Qué podría querer de ellos, su Will, su pequeño?
"No me iré," dijo Cecily, mirando hacia abajo a su hermano. "Y si insistes que debería, lo haré - lo haré-"
La puerta del ático se abrió y la silueta de Jem estaba en la puerta. "Ah," dijo, "amenazándoos el uno al otro, veo. ¿Ha sido así toda la tarde o acaba de empezar?"
"Él lo ha empezado," dijo Cecily, señalando con la barbilla a Will, aunque sabía que no tenía sentido. Jem, el parabatai de Will, la había tratado con la distante dulzura reservada a las hermanas pequeñas de los amigos, pero siempre estaría del lado de Will. Amablemente, pero de manera firme, siempre había puesto a Will por delante de todo en el mundo."
Bueno, casi todo. Había sido golpeada por Jem cuando llegó al Instituto por primera vez - tenía una belleza sobrneatural, inusual, con su pelo y ojos plateados, y la delicada extrañeza de sus rasgos. Parecía un príncipe en un cuento de hadas, y habría considerado desarrollar una relación con él si no hubiera estado absolutamente claro que estaba totalmente enamorado de Tessa Gray. Sus ojos la seguían adónde fuera que estuviera, y su voz cambiaba cuando hablaba con ella. Cecily una vez había oído a su madre decir el entretenimiento cuando uno de sus vecinos miraba a la chica como si fuera "la única estrella del cielo" y esa era la manera en que Jem miraba a Tessa.
Cecily no estaba resentida: Tessa había sido buena con ella, incluso un poco tímida, y con su cara metida en un libro como Will. Si esa era el tipo de chica que Jem quería, ella y él nunca harían encajado - y cuando más tiempo estaba en el Instituto, más se daba cuenta de lo incómodo que habrían sido las cosas con Will. Era ferozmente protector con Jem, y la habría vigilado constantemente en caso que le hubiera angustiado o hacerle daño en alguna manera. No - ella era mejor que todo eso.
"Estaba pensando en atar a Cecily y darla de comer a los patos en Hyde Park," dijo Will, empujando su pelo mojado hacia atrás y favoreciendo a Jem con una extraña sonrisa. "Podría usar tu ayuda."
"Desafortunadamente, tendrías que retrasar en tus planes un poco más. Gabriel Lightwood está abajo y tiene dos palabras para ti. Dos de tus palabras favoritas, al menos cuando las pones juntas." 
"¿Necio total?" inquirió Will. "¿Advenedizo inútil?"
Jem sonrió. "Viruela demoníaca," dijo.
 
Marzo 2013:

1)

"¿Así que mintió?" Cogiendo su sombrero caído, Sophie se puso de pie. "¿Tiene alguna idea del trabajo que tengo que hacer, señor Lightwood?"
 
2)
 
"Te voy a entrenar," dijo Will.

3)

Will corrió con el caballo hacia las puertas del establo e, inclinando su cabeza contra el viento, galopó hacia la noche.

4)
Woolsey se lanzó hacia el sillón con patrones de flores mientras que Magnus se movió hacia la chimenea y se tumbó contra el mantel, la imagen de un caballejo joven en su tiempo libre.

5)

"No soy bueno con las palabras, así que te he escrito cómo me siento sobre ti con música," dijo Jem.
6)
Gabriel Lightwood estaba contra la pared dentro de las puertas del Instituto, su chaqueta ya no estaba, su camiseta y pantalones empapados de sangre.

7)

Tessa, mirando rápidamente de lado a lado para comprobar el tráfico, cruzó el puente Blackfriars.

8)
Él sabía como a copos de nieve y vino, como invierno y Will y Londres.

9)


Cecily sostenía su cuchillo serafín en frente de ella; se la veía absolutamente sin miedo.
10)

Jem trajo su mano arriba y rozó su mejilla. Ella pudo ver la esperanza en su expresión, dibujándose lentamente.

Abril 2013:

Escena eliminada: 

Tessa está despierta!" Charlotte anunció felizmente, lanzándose a través de la puerta de su habitación y de Henry como un colibrí emocionado.
Will, que había estado sentado en una silla al lado de la cama de Henry, se puso de pie de inmediato, el libro que había estado leyendo cayéndose de su regazo. "Tess - ¿Tessa está despierta?"  balbuceó. "Y está -"
"Sí, hablando, y el Hermano Enoch ha anunciado que está bastante bien, pero exhausta."
"Quiero verla," dijo Will, y empezó a moverse hacia la puerta, pero Charlotte le levantó una mano.
"Dale un momento, Will; Sophie está dentro con ella, ayudándola a vestirse."
Will sabía que "ayudándola a vestir" significada: si entras ahora, Tessa estará en la bañera. 
Una oleada de deseo, mezclada el peso de la culpa, lo golpeó como un tren. Se sentó apresuradamente, buscando a tientas el libro en el suelo.
Charlotte le miró, su sonrisa formandose en la comisura de sus labios. Claramente le estaba divirtiendo. "¿Le has estado leyendo a Henry?" preguntó.
"Sí, algo horrible, lleno de poesía," dijo Henry con mal humor. Estaba completamente vestido, reclinado sobre almohadas en la cama con un lápiz en una mano y papeles desperdigados a su alrededor. Will no le culpaba por su mal humor. Tessa había estado dormida, y Henry en la cama, durante tres días, cuando los Hermanos reunieron a los miembros del Instituto alrededor de la cama de Henry para decirles que Henry viviría, pero que no caminaría nunca más. Incluso con la magia que los Hermanos tenían a su disposición, no había nada más que pudieran hacer. 
Henry había conocido las noticias con su usual fortaleza, y con la decisión de construir una silla para él, como una silla para minusválidos pero mejor, con ruedas autopropulsadas y todo tipo de pertrechos: estaba determinado a ir arriba y abajo de las escaleras, para así seguir bajando a su cripta en dónde tenía sus invenciones. Había estado haciendo diseños de la silla toda la hora que Will le había estado leyendo Idylls of the King, pero la poesía nunca había sido el área de interés de Henry.
"Bueno, estás liberado de tus deberes, Will, y Henry, estás liberado de más poesía," dijo Charlotte. "Si te gusta, cariño, puedo ayudarle a reunir tus notas -"
Hubo un golpe en la puerta, y Charlotte, frunciendo el ceño, fue a ver quién era. Un momento después había vuelto, con una mirada sombría en su cara. Le dio una mirada a Will, y un momento después vio por qué: dos Hermanos Silenciosos iban tras su paso, y uno de ellos era Jem.
El pecho de Will se endureció. Desde la batalla de Cader Idris, él y Jem no habían hablado. 
Will había estado seguro de que todos iban a morir juntos, bajo la montaña, hasta que Tessa se había convertido en la gloria del ángel y abatido a Mortmain como un rayo derriba un árbol. Había sido una de las cosas más maravillosas que jamás había visto, pero su asombro se había consumido rápidamente por el terror cuando Tessa se ​​había se derrumbó después del cambio, sangrando y  sensible, sin importar lo duro que había intentado despertarla. Magnus, a punto de caer agotado, apenas había sido capaz de abrir un nuevo portal hacia el Instituto con la ayuda de Henry, y Will recordaba sólo un borrón después de eso, una definición de agotamiento y sangre y miedo, los Hermanos Silenciosos convocados para atender a los heridos, y las noticias que llegaron desde el Consejo que muchos habían muerto ese día ante los autómatas que los atacaron y luego habían colapsado tras la muerte de Mortmain. Y Tessa - Tessa sin hablar, sin despertarse, casi sin respirar. Tessa llevada a su habitación por los Hermanos Silenciosos y no había sido capaz de ir con ella. Sin ser hermano, ni marido sólo podía ponerse de pie y mirarla, abriendo y cerrando sus manos manchadas de sangre. Nunca se había sentido tan impotente.
Y cuando él se había vuelto para encontrar a Jem, para compartir su miedo con la única persona en el mundo que amaba a Tessa tanto como él - Jem se había ido, de nuevo a la Ciudad Silenciosa por orden de los Hermanos. Atrás quedó sin siquiera una palabra de despedida.
Aunque Cecily había tratado de calmarlo, Will se había enfadado - enfadado con Jem, e incluso, en los días siguientes, con Charlotte, por dejarle a Jem convertirse en un Hermano Silencioso, aunque sabía que era injusto: que había sido la elección de Jem y era la única manera de mantenerlo con vida. No ayudaba a su ira el pánico que sentía por Tessa: aunque sus lesiones físicas fueron menores, el golpe en su sistema por lo que había hecho había sido grande, y también lo fue su dolor. Se había sentado con ella, de día y de noche, cogiéndola por la mano, rogándole que despertase y le mirara, hasta que Charlotte había tenido que despertarlo ya que se había quedado dormido medio tumbado sobre la cama.
Will miró a Jem ahora, lo suficiente para hacerle un agujero a su cabeza, pero a pesar de la capucha, Jem estaba debajo, dejando al descubierto su rostro, y estaba mirando a Will con determinación. Su cabello había comenzado a volver a su color original oscuro: la oscuridad se mezclaba con la plata, uno junto al otro, y sus pestañas eran negras de nuevo, y rozaron las runas en sus mejillas cuando bajó los ojos.
Eran runas que sólo usaban los Hermanos Silenciosos: a Will le parecieron como lesiones, como heridas en el rostro de Jem. Se sentía enfermo por dentro.
Charlotte, dijo el hermano Enoch, y le tendió la mano: había una carta, sellada con el sello del Consejo. He traído un mensaje para ti.
Charlotte lo miró con desconcierto. "Los Hermanos Silenciosos no entregan cartas."
Esta carta es de gran importancia. Es imperativo que la leas ahora.

Poco a poco, Charlotte se acercó y la cogió. Tiró de la solapa, luego frunció el ceño y cruzó la habitación para coger un abrecartas de su escritorio. Aprovechó la oportunidad para mirar más a Jem. No sirvió de nada. Jem no devolvió la mirada de Will, su rostro estaba en blanco, no había nada a lo que ella se aferrara. Se sentía casi mareada - era como haber sido un barco anclado desde hace años y de ser dejado libre para flotar sobre las mareas, sin tener idea de a qué dirección guiarlo.  Y ahí estaba Jem, su ancla, sin mirarlo, o cruzándose con su mirada.
El sonido de romper el papel llegó, y todos miraron como Charlotte abría la carta y la leía, el color de su cara iba desapareciendo. Levantó los ojos y miró al hermano Enoch. "¿Esto es una especie de broma?"
No es ninguna broma, te lo aseguro. ¿Tienes una respuesta?
"Lottie", dijo Henry, mirando a su esposa, incluso sus mechones de pelo rojizo irradiaban ansiedad y  amor. "Lottie, ¿qué es?, ¿qué pasa?"
Lo miró, y luego otra vez al Hermano Enoch. "No," dijo ella. "No tengo una respuesta. Todavía no."
El Consejo no desea esperar.
"Bueno," dijo Charlotte, y su voz era firme. "Van a tener que hacerlo. Diles que ya les enviaré una respuesta al final del día."
Después de un momento, el Hermano Enoch asintió con la cabeza y se giró para salir de la habitación. Jem se giró para seguirle.
Y Will explotó. Se lanzó hacia adelante, y cogió a Jem de la manga. El espesor del material de los trajes de pergamino era resbaladizo bajo sus dedos. "¿Eso es todo?", dijo, en voz baja y urgente. "Vuelves aquí, ¿y no me hablas - o visitas a Tessa? ¿Has incluso roto formalmente tu compromiso, James Carstairs?"
Jem se quedó inmóvil, inmóvil. El Hermano Enoch se giró. Parecía disgustado, tanto como cualquiera de los Hermanos podía expresar sus emociones. Un Hermano Silencioso no puede casarse o celebrar compromisos, dijo, y Will podía decir por las caras de los que le rodean que solo él y Jem pudieron oír las palabras, pero nadie más podía. Él no tiene ni prometida ni parabatai ahora.
La mano de Will aún estaba en la manga de Jem. "¿Quieres que se lo diga a ella, entonces?" preguntó Will. Charlotte le miraba, moviendo la cabeza, Will, no. Sabía que su ira era injusta, injustificada - el compromiso de Jem y Tessa había terminado, ¿no debería estar contento? - pero no estaba contento. Dolor e ira se derramadan como agua entre las grietas de su corazón roto. Jem, que nunca había hecho daño a nadie, hacerle daño a él, herir a Tessa - ¿Y si todo lo que había sucedido entre ella y Will había sucedido sólo porque ella pensaba que Jem estaba muerto, sólo por la desesperación del dolor y la apasionada necesidad humana de ser recomfortado? ¿Y si ella amaba a Jem y anhelaba estar con él para siempre, sabiendo que sobrevivió, pero que había ido de ella, sin una sola palabra de lo que podría ofrecer cualquier tipo de conclusión en ese capítulo de su vida? ¿Cómo podría ella soportarlo? - ¿cómo podría Will soportarlo? ¿Qué futuro podrían tener? Y sin embargo, no había un futuro para él sin Tessa. "James Carstairs, qué quieres que le diga a Tessa que has terminado con ella, ¿si no lo vas a hacer tú mismo?"
"¿Acabado con ella?" Jem sacudió la manga de la mano de Will, sus ojos eran grandes y oscuros y  dolidos, los ojos de Jem-el-niño, los ojos oscuros que Will había conocido al crecer. "Vine aquí porque Enoch me dijo que había despertado", dijo, y había enfado en su voz que rara vez le había escuchado antes. "Pedí permiso para hablar con ella por última vez. Sabes lo que siento. No volveré a ser el mismo. Ni dentro de cien años. Ni en mil." Miró de Will al Hermano Enoch, y luego de vuelta otra vez. "Y sin embargo, debo serlo. No tengo otra opción. No es como tú, William, no tener compasión por eso."
Will tragó. Todo en la habitación parecía haber menguado a esto, estaban sólo él y Jem. "Pensé, tal vez - siendo un Hermano Silencioso - podrían haberte quitado la capacidad de sentir", dijo, y luego estalló: "No podría soportarlo, un James Carstairs que no siente. No sólo por Tessa, sino por mí mismo. Si ella te ama solo a ti, si quiere pasar su vida lamentando tu partida, puedo sobrevivirlo, pero no la muerte de tu corazón, o el de ella."

Jem le miró, y en las profundidades de sus ojos oscuros vio, por un instante, el Jem que concía. "Wo men shi jie bai xiong di" dijo Jem. "Sabrías si mi corazón habría muerto, y yo sabría lo mismo de ti. Mi partida, dices, aunque todavía estoy en el mundo, y sin embargo es como si me fuera rumbo a una isla desconocida, algún lugar salvaje en dónde no me pueden seguir. Pero sabes", agregó, con voz que sólo Will podía escuchar:" Voy a hacer lo que pueda para que pueda verte a ti y aTessa de nuevo. Porque tú eres la mitad de mi corazón, y ella es la otra. Mientras tenga alguno de los dos que sea mi estrella polar, mi corazón no morirá, y voy a seguir siendo vuestro James Carstairs."
"Will", dijo Charlotte. Parecía preocupada.  "Will y J - Hermano Zacharíah, esto no algo normal. Hermano Enoch, pido disculpas - "
  "Le pedí permiso para hablar con Will, también, antes de venir," dijo Jem. "Me dijeron que podía hacerlo mientras yo no le hablara o respondiera mientras el Hermano Enoch estuviera aquí por asuntos del Consejo."
Will le miró fijamente, y luego al Hermano Enoch, dándose cuenta con una mala sensación en el estómago que podría haber perdido su única oportunidad de hablar en privado con Jem de nuevo - para siempre. El rostro de Enoch estaba en blanco, su expresión no revelaba nada.
Eso no es justo!" dijo Will. "Me dirigí a ti yo primero -"
Paz, pequeño cazador de sombras, dijo el hermano Enoch. Los lazos de parabatai son entendidos por la Hermandad. Después de todo, os atamos con ellos nosotros mismos. Tienes nuestro permiso para hablar con él, por última vez, antes que se vaya.


* Artículo escrito por "The Mortal Instruments News en Español".

13 comentarios :

Anónimo dijo...

OoOOoOO! LA ULTIMA FRASE... Me dan ganas de llorar! lo siento en el fondo Princesa mecanica va romper muchos corazones entre ellos el mio!!! solo espero q no se ACABE EL MUNDO JEJE...

Anónimo dijo...

este libro sera mi sentencia de muerte.
al borde del paro cardiaco con cada adelanto.

Nieves Villalón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nieves Villalón dijo...

Hola! una pregunta... tengo los 2 primeros de orígenes... este para cuándo sale? o ya ha salido? GRACIAAS :D

Anónimo dijo...

Sale en marzo, creo.
Lo unico que se es que quedan menos de cien dias

Anónimo dijo...

WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA EL 3 Y EL 4 DEL MES DE SEPTIEMBRE! NO SE POR QUÉ PIENSO QUE LAS DICE JEM ): NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO es que lo amo con todo mi ser, y lo que dice Will sobre que amará a Tessa toda su vida, como su padre a su madre NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO estoy en lágrimas!
Dani^^

Anónimo dijo...

ahhh ese maldito hp de ese hombre lobo me rompio el corazón en la ultima frase, no puede ser mas delicado:S , Realmente merece la pena todo esto, solo para estirar la vida de tu amigo unos pocos meses, ¿otro año? Va a morir de todas maneras. Y cuánto antes muera, antes podrás tener a su prometida, de la que estás enamorado."

voy a llorar


no aguanto mas quiero leer princesa ya para sacarme estos nervios, y esta angustia de seguir leyendo todos estos comentarios que nos manda cassie que nos hace sufrir aun mas, se que cuando llegue voy a llorar :(

Lady Black dijo...

me gusto tanto los libros, la historia de Tessa, Jem y Will es tan apasionante y una vez que empiezas no puedes parar hasta q la terminas y cuando lo haces, quedas con la sensación de más...
Ahora solo queda esperar hasta finales de marzo para el último libro de la trilogia q sale a la venta en USA.
Espero que la escritora sea benevola y les de el final que se merecen y no no sea media asesina y cruel como otras escritoras, que siempre hacen sufrir tanto a los personajes y al final los dejan tristes y solos...
quiero mi final feliz !! ;)

http://www.tumblr.com/blog/annelliot2008

Anónimo dijo...

voy a morir!!
alguien sabe cuando sera publicado el libro en español, ya quiero leerlo quiero que tessa se quede con will :)

Anónimo dijo...

yo quiero que se quede con jem para mi jem merece todo en el mundo es perfecto

Anónimo dijo...

Leo y leo los adelantos con esperanza q eso calme mi desesperacion por empezar a leer princesa mecanica, pero no sirve sigo igual o mas desesperada!!!! Ya no solo extrano a jem ( que es mi gran amor) ya los extrano a todos. :(

Maria Fernandez dijo...

HAY POR EL ANGEL!

Cassandra tendra que pagar mi psicologo y la organisacion de mi funeral si sigue asi.
Creo que quiere que la odiemos, la amo pero la odio, osea nos hace sufris por Princesa mecanica, encima no consigo el de Ciudad de las Almas perdidas y salio hace banda, entonces tengo miedo de que me pase lo mismo con este. En Argentina tendremos que esperar una eternidad para que llegue el maldito y adorado libroooo O.O
P.D: Estoy muy mal, lo se. Ayuda por favoor!!!!

Anónimo dijo...


"Una declaración muy magnánima, Gideon," dijo Magnus.
"Soy Gabriel."
Magnus agitó una mano. "Todos los Lightwood se ven igual para mí."

si si claro te creo todos los lightwood son iguales para ti la verdad es que me mata magnus