Este es un blog para todos los Nefilim, Subterráneos y Mundanos amantes de las sagas del mundo de Cazadores de Sombras de la maravillosa Cassandra Clare. Un lugar donde encontrar noticias relacionadas con los libros, película Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso, serie Shadowhunters, escritora y mucho más en español.

¡Bienvenid@s!

jueves, 20 de diciembre de 2012

Recordamos... Recopilamos todos los adelantos de Ciudad de los Ángeles Caídos

En este post vas a poder disfrutar de todos los adelantos publicados por Cassandra Clare sobre el cuarto libro de la saga Cazadores de Sombras, ¿los recuerdas?


Capítulo 1 del libro: AQUÍ 

Enero 2010

“Él está vinculado a ti”, dijo la Reina. “Pero, ¿te quiere?”

Febrero 2010

“Ese no es el punto, Simon.” Maya se había acercado a Isabelle y las dos lo encararon juntas, un inamovible muro de furia femenina.

Marzo 2010

Magnus todavía tenía la cabeza en su mano “Solo no veo” , dijo, “porque el pasado tiene que importar?”

Abril 2010

“¿Cuánta gente más?” preguntó Alec. “Aproximadamente.”

Magnus sacudió la cabeza. “No puedo contarla y no importa. Lo único que importa son mis sentimientos hacia ti.”

“¿Más de doscientos?” Magnus se quedó en blanco. “¿Trescientos?”
“No puedo creer que estemos teniendo esta conversación ahora,” dijo Magnus a nadie en particular.

“¿Por qué tantas?” Los ojos azules de Alec eran muy brillantes en la oscuridad. Era difícil de decir si estaba enfadado -no sonaba enfadado, solo muy intenso, pero Alec era una persona cerrada y quizá esto era tan enfadado como nunca estuvo. “¿Te aburres de la gente rápidamente?”

“Yo vivo para siempre,” dijo Magnus tranquilamente. “Pero no todo el mundo lo hace".


Mayo 2010

“Pero yo pensaba que seguías enamorado de Clary,” dijo Isabelle.

Junio 2010

“Hay algo que no nos has contado, Clarissa Morgenstern,” dijo el Hermano Silencioso. “Un secreto que ambos habéis estado ocultando.”

Clary se tensó. “¿Qué quiere decir?”

“La marca de la muerte está en este chico.”

“¿Muerte?” dijo Jace. Su voz era modulada, cuidadosa, no asustada. “¿Quiere decir que voy a morir?"

“Queremos decir que tu estabas muerto. Y sin embargo vives. La balanza de la vida y la muerte es delicada, jóvenes Cazadores de sombras. La habéis alterado.”
Julio 2010

Clary dejó escapar en gemido de sorpresa, pero no protestó, ni siquiera cuando Jace la alzó en brazos y la llevó hasta la cama. Se tumbaron sin reparo sobre ella, aplastando algunas de las cartas, Jace golpeó la caja hacia un lado, para dejar la cama sólo para ellos. Su corazón estaba martilleando con fuerza contra sus costillas. Ellos nunca habían estado en una cama juntos de ese modo antes, no realmente – Habían tenido aquella noche en Idris, pero apenas se habían tocado. Jocelyn había sido muy cuidosa en no permitir que ninguno de los dos pasara la noche donde el otro vivía. Jace imaginaba que a ella, él no le gustaba demasiado, pero no podía culparla. De estar en su posición, él tampoco se habría gustado demasiado. 
“Te amo”, susurró Clary. Él se había quitado la camisa y ella recorría su espalda con las yemas de sus dedos trazando sus cicatrices y la herida en forma de estrella que era gemela de la suya propia, un recuerdo del ángel cuya sangre ambos compartían. “No quiero perderte”.

Él deslizó su mano por su mejilla, bajándola hasta su garganta y siguiendo el camino hasta el primer botón de su blusa.

Agosto 2010

A Jocelyn se le suavizó su mirada de ojos verdes.

–Me di cuenta de que él no estaba aquí, Clary. Simplemente no sabía si querrías hablar de ello.

–Lo que quiero decir es –continuo Clary obstinadamente–, ¿crees que hay algo que pueda hacer Jace para “hacer” que te guste?

–Sí –dijo Jocelyn–. Podría hacerte feliz.

Ella le tocó ligeramente la cara a Clary, y ésta le agarró la mano, sintiendo la presión del cascabel en su piel.

–Me hace feliz –afirmó Clary–. Pero él no puede controlarlo todo en el mundo, mamá. Suceden cosas… –vaciló, tratando de encontrar las palabras; ¿cómo podía explicarle que no era Jace quien le hacía infeliz, sino lo que le estaba sucediendo, sin revelar lo que era?

Septiembre 2010

1) 

"Tu crees que eres un vampiro," La madre de Simón dijo, aturdida. "Crees que bebes sangre."
"Yo bebo sangre" dijo Simón. "Bebo sangre de animales."

"Pero tu eres vegetariano." Su madre parecía estar al borde de las lágrimas.

"Era. Ahora ya no. No puedo serlo" De sangre es lo que vivo ahora." Simón sentía la garganta apretada. "Yo nunca he herido a nadie. Nunca he bebido la sangre de alguien. Todavía sigo siendo la misma persona. Sigo siendo yo." 

Su madre lucia como si luchara por control. "Tus nuevos amigos - son vampiros también?"

Simón penso en Isabelle, Mia, Jace. El no podía explicar que eran Cazadores de Sombras y hombres lobos también. Sería demasiado. "No. Pero - pero saben que soy uno."

"Te han - te han dado drogas? Obligado a tomar algo? ¿Algo que te haya hecho alucinar?"

"No. Mamá esto es real."

"No, no es real," susurró. "Tu crees que es real. Oh, Dios, Simón. Lo siento. Debi haberme dado cuenta. Te conseguiremos ayuda. Un doctor. Sim importar lo que cueste - "

"No puedo ir con un doctor." 

"Si, puedes. Necesitas estar en algún lugar. Un hospital, talvez - "

Le tendió la muñeca a ella. "Siente mi pulso" dijo él.

Ella lo miro, perpleja. "Qué?" 

"Mi pulso" dijo. "Tomalo. Si es que tengo uno, ok- "Ire a un hospital contigo. Si no, tendrás que creerme."

Ella limpió las lágrimas de sus ojos y lentamente lo alcanzo para tomar su pulso.

2) Éste adelanto solo tendrá sentido para la gente que haya leído Los orígenes, Ángel mecánico. 

"Camille", dijo Magnus. "Ha pasado mucho tiempo, ¿verdad?"

Ella sonrió. Su piel parecía más blanca de lo que recordaba, y las venas oscuras de araña comenzaron a aparecer bajo su superficie. Su cabello seguía siendo el color de la plata y sus ojos estaban aún verdes como un gato. Seguía siendo hermosa. Viéndola, él estaba en Londres de nuevo. Vio la luz de gas y olía el humo y la suciedad y los caballos, el olor metálico de la niebla, las flores en los jardines de Kew. Vio a un muchacho de pelo negro y ojos azules como Alec, escuchó música de violín, como el sonido del agua de plata. Vio a una chica con el pelo largo y castaño y un rostro serio. En un mundo que había olvidado con el tiempo, ella era una de las pocas constantes restantes.

Y luego ahí estaba Camille.

"Te he echado de menos, Magnus", dijo.

Octubre 2010

1) 

"No sé lo que quiero." Alec, con la cabeza inclinada, estaba jugando con un tenedor de plástico abandonado. Aunque sus ojos estaban cerrados en gesto desafiante, su color azul pálido era visible incluso a través de sus párpados, que eran pálidos y finos como el pergamino. Magnus siempre había encontrado a los seres humanos más hermosos que cualquier otra criatura viva en la tierra, y se había preguntado a menudo por qué. Sólo unos años antes de la disolución, Camille había dicho. Pero era la mortalidad lo que los hacía lo que eran: la llama que resplandecía más brillante para su parpadeo. Se preguntó si el Ángel había considerado alguna vez hacer sus siervos humanos, los Nefilim, inmortales. Pero no, con toda su fuerza, ellos caían como los humanos han caído siempre en las batallas a lo largo de los tiempos. 
"Tienes de nuevo esa mirada", dijo Alec malhumorado, mirando a través de sus pestañas. "Como si observaras algo que yo no puedo ver. ¿Estás pensando en Camille? "

"No realmente", dijo Magnus. "¿Qué parte de la conversación que tuve con ella oíste?"

"La mayor parte de ella." Alec pinchó el mantel con el tenedor. "Yo estaba escuchando en la puerta. Lo suficiente ".

"No, en absoluto lo suficiente, creo." Magnus miró el tenedor y éste se deslizó fuera del alcance de Alec y a través de la mesa hacia él. Puso la mano encima del tenedor y dijo: "Estate quieto. ¿Qué fue lo que le dije a Camille que te molestó tanto? "

Alec alzó sus ojos azules. "¿Quién es Will?

2)

Jace cogió su mano entre las suyas. “Sólo dilo otra vez.”

“Nunca te dejaré,” dijo Clary.

“¿Sin importar lo que pase, lo que haga?”

Noviembre 2010

1)

Los ojos de la Reina brillaban. "Me dijiste que no querías hacer un pacto conmigo, porque no había nada que yo pudiera darte. Dijiste que no había nada en el mundo que quisieras. Cuando te imaginas tu vida sin él, ¿todavía sientes lo mismo? "

"¿Por qué me haces esto?". Clary tenía ganas de gritar, pero no dijo nada, pera la reina de las hadas miró más allá de ella, y sonrió, diciendo: "Limpia tus lágrimas, para que vuelva. No le hará ningún bien que te vea llorar. "

2) 

"Eso no es justo", dijo Simon.

"Tal vez", dijo Isabel. "Pero estoy viendo a mis hermanos como dan sus corazones y pienso, ¿sabes? Los corazones son frágiles. Y creo que incluso cuando el corazón se recupera, uno nunca vuelve a ser como era antes. 

Diciembre 2010

"El callejón y la música desaparecieron, y no había nada más que ella y la lluvia y Jace, sus manos sobre ella...Él hizo un ruido de sorpresa, abajo en su garganta, y clavó los dedos en la tela delgada de sus medias. Como era de esperar, las arrancó, y sus dedos mojados estaban de repente sobre la piel desnuda de sus piernas. Sin ser menos, Clary deslizó sus manos bajo el dobladillo de la camisa empapada, y dejo que sus dedos exploraran lo que había debajo: la piel tirante, caliente sobre sus costillas, las crestas de su abdomen, las cicatrices en su espalda. Este era un territorio desconocido para ella, pero parecía estar volviéndolo loco: él gemía suavemente contra su boca, besándola más y más, como si nunca fuera suficiente, no era suficiente..."

Otros extractos:

1)

Simon miró hacia la ventana. Era una noche fresca y el viento arrastraba las hojas por la Segunda Avenida como puñados de confeti arrojados al aire. Había una muchacha bajando por la calle, una muchacha con un impermeable anudado a la cintura, con el cabello largo y negro ondeando al viento. La gente se volvía para mirarla cuando ella pasaba. En el pasado Simon había mirado a chicas como aquella, preguntándose ociosamente a dónde se dirigirían, con quiénes se verían. No con tipos como él, eso lo sabía bien.

Excepto que esta vez no era una de esas. Sonó la campanilla de la entrada a la cafetería cuando la puerta se abrió e Isabelle Lightwood entró. Ella sonrió cuando vio a Simon, y vino hacia él, quitándose el impermeable y colocándolo sobre el respaldo de la silla antes de sentarse. Bajo el impermeable ella llevaba uno de los que Clary llamaba "típicos conjuntitos de Isabelle": un vestido corto y ajustado de terciopelo, medias de rejilla y botas. Había un cuchillo alojado en la parte superior de su bota izquierda que bien sabía Simon que sólo él podía ver; aun así, todo el mundo en la cafetería estaba mirando cuando ella se sentó, echándose el cabello hacia atrás. Fuera lo que fuera lo que llevara puesto Isabelle llamaba la atención como un espectáculo de fuegos artificiales.

La bella Isabelle Lightwood. Cuando Simon la conoció, supuso que ella no tendría tiempo para un chico como él. Resultó estar en lo cierto en su mayor parte. A Isabelle le gustaban los chicos que sus padres desaprobarían, y en su universo eso significaba subterráneos: seres mágico, hombres lobo y vampiros. Le asombraba que ellos hubieran estado saliendo con frecuencia durante el último par de meses, aunque su relación se limitaba en su mayoría a encuentros poco frecuentes como este. Y no podía dejar de preguntarse, si nunca hubiera sido convertido en un vampiro, si toda su vida no hubiera sido alterada en ese momento, de algún modo ¿estarían saliendo?

2)

–No estés preocupada. –Había un filo irregular en sus palabras que la sorprendió–. Jocelyn no quiere que te pase como a mí. No la culpo por ello.

–Jace –dijo ella, un poco desconcertada por la amargura de su voz–, ¿estás bien?

En vez de contestar, Jace la besó, estrechándola fuerte contra él. Su cuerpo oprimía el de ella contra la pared, con el frío metal del espejo contra su espalda, y las manos de él se deslizaron rodeando su cintura. A ella siempre le encantaba la forma en la que él la sostenía. Con cuidado, pero no demasiado suave, no tan suave que sintiera alguna vez que él estaba más controlado de lo que lo estaba ella. Ninguno de los dos podía controlar cómo se sentían el uno con el otro y eso a ella le gustaba, le gustaba la manera en la que el corazón de él martilleaba contra el suyo, le gustaba la manera en el que él murmuraba contra su boca cuando ella le devolvía el beso.

3)

"Tener problemas de estrella de rock puede ser lo más cercano que llegue a estar de ser de una estrella."

"Nadie dijo que llamaras a tu banda Salacious Mold amigo".

"Somos Millennium Lint ahora." Protestó Simon.

Clary se encogió de hombros. "Mira, sólo arregla esto antes de la boda. Si ambas creen que van a ir contigo y descubren en la boda que estas saliendo con las dos, te mataran." Ella Se puso de pie. "Y, Luego se arruinará la boda de mi madre, y ella te matara. Por lo que estarás muerto dos veces."

4)

"Eres el primer Cazador de Sombras que he conocido"

"Es una pena", dijo Jace, "ya que a todos los que te encuentres a partir de ahora serán una gran decepción" .

5)


"Encantador”, dijo él. "Graciosa como un copo de nieve cayendo".

"Estaba gritando?" - preguntó ella, realmente curiosa. " sabes, mientras caía?"

Él asintió con la cabeza.

"Afortunadamente no hay nadie en casa o habrían asumido que te estaba asesinando".

"Ja. Ni siquiera puedes tocarme." Ella echó una pierna y giró perezosamente en el aire.

Los ojos de Jace brillaron. "¿Quieres apostar?"

Clary conocía esa expresión. “No” dijo ella rápidamente. "Lo que sea que vayas a hacer…"

Pero ya lo había hecho. Cuando Jace se movía con rapidez, sus movimientos  eran casi invisibles, vio su mano ir a su cinturón, y entonces algo brilló en el aire. Oyó el sonido de despedida del cable mientras salida disparado por encima de su cabeza. Se percató de que quedó libre, tan sorprendida como para gritar y fue directamente a los brazos de Jace. El lo tiró hacia atrás y quedaron tumbados juntos sobre una de las alfombras del suelo acolchado, Clary encima de él. Él sonrió hacia ella.

"Ahora” dijo, “ha sido mucho mejor. Ni siquiera has gritado".

"No tuve la oportunidad." Ella estaba sin aliento, y no sólo por el impacto de la caída. Estar tirado en la parte superior de Jace, sintiendo su cuerpo contra el suyo, le seco la boca e hizo que su corazón latiera más rápido. Ella había pensado que tal vez su reacción física hacia él - sus reacciones el uno al otro - se desvanecería con la familiaridad, pero no había ocurrido. En todo caso, había empeorado, o mejorado, supuso ella, según cómo lo vieran.

* Artículo escrito por "The Mortal Instruments News en Español".

No hay comentarios :