Este es un blog para todos los Nefilim, Subterráneos y Mundanos amantes de las sagas del mundo de Cazadores de Sombras de la maravillosa Cassandra Clare. Un lugar donde encontrar noticias relacionadas con los libros, película Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso, serie Shadowhunters, escritora y mucho más en español.

¡Bienvenid@s!

martes, 18 de septiembre de 2012

Contenido extra inédito: Una Oscura Transformación

Gracias a la Editorial Destino hemos disfrutado durante los días previos a la publicación de Ciudad de las Almas Perdidas en España (18 de Septiembre) de un contenido extra inédito que se ha publicado de manera especial. Cada día un blog diferente dedicado a la saga (incluido el nuestro) o de fans de la misma ha publicado un extracto, ¿te lo has perdido? ¡Nosotros lo recopilamos para ti! No dudes en leer esta increíble historia de cómo Jonathan Christopher Morgenstern se hizo con la identidad de Sebastian Verlac en Ciudad de Cristal.

VENGANZA, AMOR, SAGRE, TRAICIÓN

CAZADORES DE SOMBRAS 5. CIUDAD DE LAS ALMAS PERDIDAS

 - UNA OSCURA TRANSFORMACIÓN -

Era un bar muy pequeño situado en una calle estrecha y empinada de una ciudad amurallada llena de sombras. Jonathan Morgenstern llevaba sentado a la barra del bar al menos un cuarto de hora, tomando una copa, cuando se levantó y bajó la larga y desvencijada escalera que conducía al club. El sonido de la música parecía querer abrirse camino hacia arriba a medida que él bajaba: podía notar que la madera vibraba bajo sus pies.

El lugar estaba lleno de cuerpos que se retorcían y de un humo que lo disimulaba todo.  Era el tipo de local por el que solían merodear demonios. Lo que lo convertía a su vez en el tipo de local que frecuentaban los cazadores de demonios.

Y el lugar ideal para alguien que iba a la caza de un cazador de demonios.

El humo de colores recorría el aire dejando tras de sí un vago aroma a ácido. Las paredes del club estaban cubiertas de grandes espejos. En ellos se vio a sí mismo atravesar la sala. Una esbelta figura vestida toda de negro, con el pelo igual que el de su padre, blanco como la nieve. Por la humedad, el calor y la ausencia de aire, notaba la camiseta empapada en sudor pegada a su espalda. Un anillo de plata brillaba en su mano derecha mientras ojeaba la estancia en busca de su presa.

Allí estaba, en la barra, como si intentara mezclarse con los mundanos.

Un chico. De unos diecisiete.

Un cazador de sombras.

Sebastian Verlac.

A Jonathan no le interesaba la gente de su edad —si había algo más aburrido que los adultos, eran los demás adolescentes— pero Sebastian Verlac era distinto. Jonathan lo había escogido, especial y específicamente del mismo modo en que ciertas personas elegirían un traje caro hecho a medida.

Jonathan caminó lentamente hacia él, dándose tiempo para estudiar al chico. Había visto fotografías, claro, pero la gente siempre resulta diferente en persona. Sebastian era alto, de la misma estatura que el propio Jonathan, y ambos compartían una constitución esbelta. Seguro que su ropa le quedaría perfecta. De pelo oscuro (Jonathan tendría que teñírselo, lo cual sería un engorro, pero no imposible). Sus ojos eran negros también, y sus rasgos, aunque irregulares, formaban un todo armónico: irradiaba una especie de carisma amigable que lo hacía atractivo. Su aspecto dejaba entrever lo poco que le costaría confiar en alguien, o sonreír.

Parecía bobo.

Jonathan se acercó a la barra y se apoyó en ella. Se volvió hacia el chico para que éste pudiera ver cómo lo observaba.

—Bonjour.
—Hola —respondió Sebastian en inglés, la lengua de Idris, aunque con un leve acento francés. Tenía los ojos entrecerrados. Parecía contrariado al saberse observado, como si se estuviera preguntando la naturaleza de Jonathan: ¿un camarada cazador de sombras, o tal vez un brujo sin ningún rasgo reconocible?

«Algo perverso se avecina  —pensó Jonathan— y ni siquiera te das cuenta.»

—Te enseñaré el mío si tú me enseñas el tuyo —sugirió, con una sonrisa. Podía verse sonreír en el mugriento espejo situado sobre la barra. Sabía que la forma en que la sonrisa iluminaba su rostro lo hacía casi irresistible. Su padre lo entrenó durante años para que pudiera sonreír así, como un humano.

La mano de Sebastian se tensó al agarrar la barra.

—Yo no...

Jonathan sonrió aún más y le tendió su mano para mostrarle la runa Voyance que tenía en el dorso. Sebastian expiró aliviado y sus ojos brillaron con complicidad, como si cualquier cazador de sombras fuese un camarada y un amigo en potencia.

—¿Vas tú también camino de Idris? —le preguntó Jonathan. Mantuvo en todo momento un tono profesional, como si soliera estar en continuo contacto con la Clave. Otro cazador de sombras dedicado a proteger a los inocentes. ¡Nunca se cansaba de aquello!

—Así es —respondió Sebastian—. Represento al Instituto de París. Soy Sebastian
 Verlac, por cierto.

—Ah, un Verlac. Una gran y antigua familia. —Jonathan aceptó su mano y le dio un firme apretón—. Andrew Blackthorn —dijo sin pestañear—. Del Instituto de Los Ángeles, originariamente, pero llevo un tiempo estudiando en Roma. Pensé que podría venirme aquí a echar un vistazo.

Había investigado a la familia Blackthorn, una gran estirpe, y sabía que éstos y los Verlac no habían coincidido en la misma ciudad al menos durante los últimos diez años. Estaba seguro de que no le costaría responder a un nombre falso: nunca le costaba. Tampoco es que se sintiera demasiado ligado a su nombre real, quizá porque siempre había sabido que no le pertenecía solamente a él.

El otro Jonathan se había criado en una casa no muy lejos de la suya, una que su padre solía visitar. El pequeño ángel de papá.

 —Hacía mucho que no veía a otro cazador de sombras —continuó Sebastian. Llevaba un rato hablando, pero Jonathan se había olvidado de prestarle atención—. Qué alegría encontrarte aquí. Es mi día de suerte.

—Debe de serlo —murmuró Jonathan—. Aunque no todo se debe a la suerte, claro. Supongo que has oído algo sobre un demonio Eluthied que merodea por aquí.

Sebastian sonrió, tomó un último trago de su vaso y luego lo dejó sobre la barra.

—Cuando lo matemos, tomaremos una copa para celebrarlo.

Jonathan asintió con la cabeza e intentó parecer muy concentrado en buscar demonios por la sala. Estaban codo con codo, como un par de compañeros de armas. Estaba resultando tan fácil que casi le pareció aburrido: todo lo que había tenido que hacer era aparecer por allí, y aquí tenía a Sebastian Verlac ofreciéndosele como un cordero que se clava él mismo una espada afilada en el cuello. ¿Quién confiaba en cualquier extraño de ese modo? ¿Quién hacía amigos así de rápido?
Nunca había jugado limpio con los demás. Claro que nunca se le había brindado la oportunidad; su padre los había mantenido a él y al otro Jonathan separados. Un chico con sangre de demonio y otro con sangre de ángel: críalos a ambos como propios y a ver cuál de los dos hace enorgullecer a papá.

El otro chico había fallado una prueba cuando era más joven y lo habían enviado fuera. Eso era todo lo que Jonathan sabía. Él en cambio había superado todas las pruebas que su padre le había propuesto. Quizá las había superado en exceso, demasiado bien, sin cometer un solo error, sin inmutarse ante la cámara de aislamiento, los animales, el látigo o la caza. Jonathan discernía una sombra en los ojos de su padre de vez en cuando, no sabía si de pena o de duda.
Pero ¿qué podía apenarlo? ¿Qué le hacía dudar? ¿No era Jonathan el guerrero perfecto? ¿No era todo lo que su padre había querido que fuera?

Los humanos eran muy complicados. 

A Jonathan nunca le había gustado la idea del otro Jonathan, de que su padre tuviera otro chico, otro que le hiciera sonreír a veces sin un atisbo de sombra en los ojos.

Una vez, Jonathan cortó las rodillas de uno de los muñecos con los que practicaba lucha, y se divirtió ensañándose con él un día entero: estrangulándolo, destripándolo y abriéndolo en canal del cuello al ombligo. Cuando su padre le preguntó por qué le había cortado parte de las piernas, Joanthan le dijo que quería saber qué se sentía matando a un chico de su propia estatura. 

Disculpa, pero ahora no lo recuerdo    dijo Sebastian, quien por desgracia resultó ser bastante hablador   . ¿Cuántos sois en tu familia?

Oh, somos una gran familia – constestó Jonathan -. Ocho en total. Tengo cuatro hermanos y tres hermanas. 

Los Blackthorn eran, en efecto, ocho: la investigación de Jonathan había sido exhaustiva. No lograba imaginarse cómo sería convivir con tanta gente, con tanto desorden. Jonathan tenía una hermana, aunque no la conocía.

Su padre le contó que su madre se había marchado cuando él era un bebé. Estaba embarazada de nuevo e inexplicablemente triste y desolada porque no quería que su nuevo retoño fuera mejorado. Pero escapó demasiado tarde: Padre ya se había encargado de que Clarissa tuviese poderes angélicos.

Hacía tan sólo unas semanas, Padre había conocido a Clarissa por primera vez, y en su segundo encuentro Clarissa había demostrado que sabía utilizar sus poderes. Había enviado el barco de su padre al fondo del océano.

Una vez él y Padre controlaran y transformaran a los cazadores de sombras, echaran a perder su orgullo y su ciudad, Padre había decidido que Madre, el otro Jonathan y Clarissa vivirían con ellos.
Jonathan despreciaba a su madre por haberse escapado. Y su único interés en el otro Jonathan se debía a que le permitiría demostrar cuán superior le era: él era el verdadero hijo de Padre, su hijo de sangre, y su sangre tenía toda la fuerza de los demonios y del caos.
Pero le interesaba Clarissa.

“Clarissa nunca había decidido abandonarlo. Se la habían llevado y obligado a crecer entre mundanos, de todas las asquerosas criaturas posibles. Seguro que sabía que era distinta a todos los que la rodeaban, que estaba destinada a un futuro mejor, con todo su poder y su extrañeza latentes bajo su piel.

Debió de sentir que no había otra criatura como ella en el mundo.

Tenía una parte de ángel, como el otro Jonathan, no la sangre infernal que recorría sus venas. Él era realmente la hijo de su padre, fortalecido y forjado por los fuegos del infierno. Clarissa también era realmente hija de su padre, y ¿quién podría deducir los efectos de la extraña combinación entre la sangre de Padre y el poder del cielo que corría por sus venas? Quizá no fuera tan diferente a él.
La idea le entusiasmaba de una forma desconocida. Clarissa era su hermana; no le pertenecía a nadie más. Era suya. Lo sabía porque, aunque no soñaba muy a menudo (soñar era cosa de humanos), cuando su padre le explicó que su hermana había hundido su barco, soñó con ella.
Jonathan soñó con una chica caminando sobre las olas, su cabello era como una humareda escarlata alrededor de los hombros, enredándose y desenredándose en el viento indomable. Todo estaba oscuro, estaban en medio de una tormenta, y el mar embravecido mostraba restos de lo que había sido un barco y cuerpos que flotaban boca abajo. Ella los miraba con sus fríos ojos verdes y no sentía ningún miedo.

Clarissa lo había hecho: sembrar la destrucción como él mismo haría. En el sueño, se sentía orgulloso de ella. Su hermanita.”

"Y en el sueño reían juntos de todo el precioso desastre ocasionado a su alrededor. Estaban suspendidos sobre el mar; no podía herirlos, ya que la destrucción era su elemento. Clarissa metía en el agua sus manos, tan blancas como la luz de la luna. Al sacarlas estaban manchadas, y así se dio cuenta de que los mares eran de sangre.

Cuando Jonathan despertó de su sueño todavía sonreía.

Llegado el momento, había dicho Padre, estarían juntos, todos juntos. Jonathan debía esperar.
Pero no se le daba demasiado bien esperar.

—Tienes una expresión muy extraña —dijo Sebastian Verlac con voz clara y chillona, elevándola por encima del ruido de la música, al oído de Jonathan.

Jonathan se acercó a el y le susurró a su vez:

—Detrás tuyo. Demonio. A las cuatro.

 Sebastian Verlac se volvió y el demonio, en forma de mujer de negra y abundante cabellera, se separó bruscamente del muchacho con el que estaba conversando y se escabulló entre la multitud. Jonathan y Sebastian lo siguieron hasta una puerta trasera en la que podía leerse SORTIE DE SECOURS en destartaladas letras rojas y blancas.

La puerta conducía a un callejón, que el demonio se apresuraba en atravesar para perderles la pista.
Jonathan saltó, tomó impulso en la pared de ladrillos contigua y usó la fuerza de su rebote para abalanzarse sobre la cabeza del demonio. Lo capturó al vuelo, espada rúnica en mano; oyó el silbido provocado al atravesar el aire."

"El demonio lo observó boquiabierto. La cara de mujer empezaba a deshacerse, y Jonathan vio aparecer sus verdaderas facciones: ojos de araña y boca con colmillos abierta de par en par. No le disgustaba. El líquido viscoso que corría por las venas de esa criatura también recorría las suyas.

Tampoco le inspiraba piedad. Mientras sonreía a Sebastian por encima del hombro del demonio, lo atravesó con su espada. Lo abrió en canal como había hecho antaño con el muñeco, del cuello al ombligo. Un grito descarnado resonó en el callejón al tiempo que el demonio se desvanecía, dejando tras de sí unas pocas gotas de sangre negra salpicadas en el pavimento.

—Por el Ángel —susurró Sebastian Verlac.

Miraba a Jonathan por encima de la sangre y el vacío entre ambos, con la cara pálida. Jonathan casi se alegró de ver que era lo suficientemente sensato como para estar asustado.

Pero no era así. Sebastian Verlac siguió sin darse cuenta de nada hasta el final."

—¡Eres increíble! —exclamó Sebastian con la voz rota pero llena de admiración—. ¡Nunca he visto a nadie moverse tan rápido! Alors, tienes que enseñarme a moverme así. En la vida he visto nada parecido a lo que acabas de hacer. 

—Me encantaría ayudarte —dijo Jonathan—, pero por desgracia debo marcharme en seguida. Mi padre me necesita, ¿sabes? Tiene planes. Y no puede llevarlos a cabo sin mí. 

Sebastian parecía decepcionado, por absurdo que resulte. 

—Oh, vamos, no me digas que te vas a ir —le dijo con voz persuasiva—. Cazar contigo ha sido divertidísimo, mon pote. Tenemos que volver a hacerlo algún día. 

—Me temo —respondió Jonathan con la mano en la empuñadura de su arma— que no va a ser posible. 

Sebastian no pareció demasiado sorprendido cuando Jonathan se abalanzó sobre él para matarlo. Notar la espada desgarrando la garganta de Sebastian y su sangre caliente desparramándose entre sus dedos hicieron reír a Jonathan. 

No sería conveniente que encontraran el cuerpo de Sebastian antes de tiempo, estropearía todo el juego, así que Jonathan lo acarreó por las calles como si estuviera acompañando a casa a un amigo que había bebido demasiado. 

En realidad no había tanta distancia hasta el pequeño puente que atravesaba el agua, débil como una verde filigrana o como huesos infantiles y mohosos. Empujó el cadáver hacia un lado y lo observó adentrarse en las aguas negras con un ligero sonido. 

El cuerpo se hundió sin dejar rastro, y ya se había olvidado de él antes incluso de que se hubiera hundido del todo. Vio los dedos curvarse con la corriente, como si volvieran a la vida e intentaran pedir ayuda, o al menos una explicación, y recordó su sueño: su hermana y un mar de sangre. El agua le había salpicado al caer el cuerpo al agua, había mojado sus mangas como símbolo de su bautismo con un nuevo nombre. Ahora era Sebastian. 

Fue paseando desde el puente hacia el barrio viejo de la ciudad, en el que se veían farolillos que escondían bombillas eléctricas, más decorado para los turistas. Se dirigía al hotel en el que se alojaba Sebastian Verlac. Lo había estudiado antes de ir al bar y había comprobado que le sería fácil entrar por la ventana y recuperar las pertenencias del chico. Después sólo le quedaba comprar un bote de tinte barato y... 

Un grupo de chicas con vestidos de noche pasó por su lado, notando su presencia, y una de ellas, ataviada con una falda plateada ajustada, lo miró directamente a los ojos y le sonrió. 

Se unió a ellas. 

—Comment tu t’appelles, beau gosse? —le preguntó otra de las chicas con voz ligeramente seductora—. What’s your name, handsome? 

—Sebastian —respondió rápidamente, sin dudarlo ni un segundo. Era la persona que le tocaba ser a partir de ahora, la que los planes de su padre necesitaban que fuera, en quien debía convertirse para seguir el camino que conduciría a la victoria y a Clarissa—. Sebastian Verlac. 

Miró al horizonte y pensó en las torres de cristal de Idris rodeadas de sombras, llamas y ruinas. Pensó en su hermana esperándolo en algún lugar del mundo. 

Sonrió. 

Supo que le iba a gustar ser Sebastian. 

Te invitamos a visitar TODOS los blogs que han publicado esta historia, ¡son todos estupendos!

Crónicas Vampíricas
El Enclave
Soy Cazadora de Sombras y Libros
Soñadores de Libros
Midnight Eclipse
La Vida Secreta de los Libros
Lágrimas de Cristal
Libros por Leer
Más Allá de las Palabras

* Artículo escrito por "The Mortal Instruments News en Español".

7 comentarios :

Alisha dijo...

Ya lo quiero leer todo, alguien sabe cuando llega a Mexico? :)

Mizzy Alice dijo...

Hoy no he podido tener mi libro...pero mañana tengo que tenerlo SI O SI. Sebastian/Jonathan es un MALOTE (de los que a mi me gustan) XDDD

¡ESTA GENIAL!

Andy dijo...

Alisha estoy contigo ya quiero COLS.
Cuando llegara a México????

Reshi dijo...

Acabo de terminar de leer el libro... sentia un poco de pena por Sebastian/Jonathan por lo que contó sobre su infancia...pero es que, dioses el tiene sangre de demonio y ay debe de haber un malo, aunque me da pena u.u no le perdonaré que matará a Max jamás. Pero cuando estuvo con Clary.. joder ya no se xD

Miku dijo...

Me encanta Sebastian (Jonathan) pero en este fragmento que pena me ha dado del verdadero Sebastian >.<

Que ganas de leer mas :D

OvEja.- dijo...

._. no se si todavía no llega en todo el país pero en la mayor parte de México ya llego

Juarez Uni dijo...

Cuál es?